Limitados a un máximo en 2011 del 30% de las ganancias previstas

La Fed permitirá a varios bancos elevar el dividendo tras completar la pruebas de estrés

La Reserva Federal de EE UU (Fed) permitirá retomar o incrementar el pago de dividendos a algunas de las 19 principales entidades bancarias de EE UU que han sido sometidas a nuevos test de estrés por la institución dirigida por Ben S. Bernanke, lo que acaba con las restricciones impuestas a la banca en 2009 en la retribución a sus accionistas.

El banco central estadounidense precisó que aún debe comunicar los resultados de estas pruebas a las entidades participantes, aunque aclaró que "a raíz de ellas, algunas entidades podrán incrementar o retomar el reparto de dividendos, llevar a cabo programas de recompra de acciones o devolver al Gobierno el capital prestado".

No obstante, la institución limitará estos dividendos a un máximo en 2011 del 30% de las ganancias previstas por las entidades y advirtió de que los programas de recompra de acciones serán analizados en el caso de existir desviaciones negativas respecto a las estimaciones de pérdidas y ganancias asumidas en los planes de capitalización de las entidades.

Por otro lado, la Fed explicó que estas medidas sobre la distribución de capital son posibles tras la "significativa mejoría" de las condiciones económicas y de la capitalización de las 19 mayores entidades financieras del país, que han logrado incrementar en 300.000 millones de dólares (212.000 millones de euros) sus recursos propios desde finales de 2008.

"Además, el cierre del acuerdo de Basilea III para elevar las exigencias de capitalización y la aprobación de la norma Dodd-Frank para la reforma de Wall Street y la protección de los consumidores han aclarado sustancialmente los marcos regulatorios en los que estas entidades operan", señala la Fed en un comunicado.

Por otro lado, la Fed advierte de que "en caso de un agudo deterioro de las condiciones de la economía con implicaciones negativas para la seguridad y la solvencia, la Fed podría exigir modificaciones sobre los planes de capital anteriormente remitidos".

De este modo, la institución dirigida por Ban S. Bernanke afirma que "la retribución a los accionistas bajo condiciones apropiadas supone un paso en el proceso de mejora del sector financiero y contribuirá a promover el acceso de los bancos a la financiación a largo plazo, lo que respaldará el crédito a los consumidores y empresas.

La Fed indicó que contactará entre este viernes y el lunes con aquellas entidades que hubieran solicitado autorización para llevar a cabo alguna de estas medidas de capital, mientras que el resto de entidades participantes recibirá información detallada en el transcurso del próximo mes.

Tres escenarios de análisis

Las pruebas de esfuerzo a las que la Fed ha sometido a los 19 mayores bancos de EE UU contemplan tres diferentes escenarios ante los que las entidades debían plantear sus previsiones de ingresos y pérdidas, así como las posiciones de capital estimadas.

En concreto, el escenario base vien planteado por la entidad y refleja sus expectativas, según las previsiones macroeconómicas más probables, mientras que un segundo "escenario de estrés" está diseñado por el banco para examinar sus fuentes de ingresos y más vulnerables fuentes de pérdidas. Por su parte, el llamado "escenario de estrés de supervisión" viene planteado por la propia Fed.

Este escenario de estrés del supervisor cubre los nueve trimestres (entre el cuarto trimestre de 2010 y el cuarto trimestre de 2012) de los otros escenarios y añade otros cuatro trimestres adicionales, hasta finales de 2013.

Así, la Fed plantea un escenario de estrés con una caída del PIB del 1,5% en 2011, que pasaría a crecer un 2,4% en 2012 y un 3,4% en 2013, frente a las últimas previsiones de la Fed de un aumento del PIB de entre el 3,4% y un 3,9% este año y de entre el 3,5% y el 4,4% en 2012.

Asimismo, la tasa de paro prevista en las pruebas de esfuerzo subiría al 11% este año, para caer al 10,6% en 2012 y al 9,6% en 2013, frente a las previsiones oficiales de la entidad, que auguran un paro de entre el 8,8% y el 9% este año y de entre el 7,6% y el 8,1% el año que viene.