Alerta nuclear en Japón

Bruselas advierte: "En pocas horas podemos asistir a una nueva catástrofe en Fukushima"

El comisario europeo de Energía, Günther Oettinger, ha advertido de que en las próximas horas podría producirse una "nueva catástrofe" en la central nuclear japonesa de Fukushima.

"En las próximas horas corremos el riesgo de asistir a una nueva catástrofe de gran peligro para los habitantes y el bienestar" de Japón, ha señalado en su comparecencia de hoy en la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo, y tras decir ayer que la situación de esa central nuclear estaba "fuera de control".

Las graves consecuencias se derivarían del hecho que "el nuevo accidente puede afectar a la conurbación urbana de Tokio, con 35 millones de personas", ha alertado Oettinger, quien sin embargo se ha mostrado partidario de "no caer en el pánico".

El titular europeo de Energía dijo que apuesta por unas pruebas de estrés "estrictas" a las 153 instalaciones nucleares europeas y ha apuntado que los exámenes se llevarán a cabo durante el segundo semestre del año.

Oettinger avanzó que una vez que esté encarrilado el proceso de las pruebas de resistencia a las centrales nucleares europeas propondrá al Consejo y al Parlamento europeos una legislación para armonizar la seguridad nuclear en los países de la UE.

Asimismo, ha indicado que Bruselas seguirá como hasta ahora al minuto lo que ocurre en Japón y será objeto de discusión tanto en el Consejo de Energía del próximo lunes como en la cumbre de jefes de Estado y Gobierno del 24 y 25 de marzo, ambos en Bruselas.

Los eurodiputados de la Comisión de Medio Ambiente reclamaron al titular europea de Energía promover la Europa libre de energía y le felicitaron en su mayoría al comisario por su sinceridad.

Oettinger, miembro de la Unión Cristianodemócrata (CDU) elegido jefe de gobierno del estado federado de Baden-Wurtemberg (suroeste de Alemania) entre 2005 y 2009, hasta ser nombrado comisario europeo de Energía a propuesta de Angela Merkel, reconoció ayer que la situación nuclear en Japón estaba "fuera de control" e incluso la calificó de "apocalíptica".