Por el alto coste de la reestructuración del sistema financiero

Moody's baja un escalón el rating a España con perspectiva negativa

La agencia de calificación Moody's recortó hoy un escalón el rating de España, hasta Aa2 desde Aa1, con perspectiva negativa. La firma justifica este recorte porque estima que el coste de la reestructuración del sistema financiero español será superior al calculado por el Gobierno. Precisamente hoy el Banco de España desvela las necesidades de capital de los bancos y cajas.

La agencia de medición de riesgos Moody's rebaja la calificación de la deuda soberana española a su tercer mayor nivel de solvencia, y añade una perspectiva negativa, debido al alto coste de la reestructuración del sistema financiero. La nueva nota de Moody's sitúa el rating español al mismo nivel que el otorgado por Standard & Poor's, mientras que Fitch lo mantiene un nivel por encima, en su segundo escalón AA+.

En una nota, Moody's explica que los costes de la reestructuración del sistema financiero serán mayores de lo previsto por el Gobierno y provocarán un aumento del déficit público. Las estimaciones del Banco de España y del Ejecutivo cifran en no más de 20.000 millones las necesidades de capital de las entidades financieras. Sin embargo, Moody's eleva este calculo hasta 40.000 ó 50.000 millones de euros, e incluso hasta 110.000 ó 120.000 millone en un contexto de de grave crisis.

Asimismo, tanto Morgan Stanley como Goldman Sachs calculan cifras más elevadas, de hasta 59.000 millones en el peor de los casos.

Precisamente hoy, el Banco de España da a conocer hoy las necesidades de capital en el sistema financiero español entidad por entidad, de cara al cumplimiento de las nuevas exigencias fijadas por el Gobierno.

El Gobierno ha establecido una exigencia de capital del 8% para las entidades, y del 10% para las que no cotizan, no cuentan con presencia de inversores privados en el 20% del capital y disponen de una excesiva dependencia de la financiación mayorista, de más del 20%, lo que apunta directamente a las cajas de ahorros.

Además, Moody's desconfía de la capacidad del Gobierno para sanear las cuentas públicas, y señala que el Gobierno tiene un control limitado sobre las comunidades autónomas, al tiempo que recuerda que la recuperación de la economía española presenta perspectivas "sólo moderadas" de crecimiento a medio plazo. No obstante, admite los esfuerzos del Ejecutivo por mitigar la crisis con reformas como la de las pensiones y la del mercado laboral, lo que ha contenido a la agencia a limitar la rebaja ha solo un escalón.

Descarta que España tenga que acudir al fondo de rescate

Pese a todo, Moody's considera que la deuda soberana española es sostenible y descarta que el país tenga que acudir al fondo de rescate de la zona euro para obtener liquidez.

Asimismo, Moody's rebajó hoy la calificación del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) de Aa1 a Aa2 también con perspectiva negativa, dado que la liquidez de ese fondo depende enteramente del estado español.

Posible nueva rebaja si no se cumplen los objetivos fiscales

En su informe, Moody's señala que la calificación española podría empeorar más intensamente "si hay indicios de pérdida de los objetivos fiscales de España y si hay un aumento más rápido de lo esperado de la deuda pública". Según los analistas, las preocupaciones de la agencia se refieren menos "a los niveles de deuda pública" y más "al rápido aumento de la deuda registrada desde 2008". Moody's cree que la estabilización de la deuda es hoy "poco probable" por la situación de la economía española.

Otro motivo de presión sobre la deuda es el coste de la recapitalización de las cajas. Para Moody's, si la cifra sumar un valor "más allá de las actuales expectativas", habría motivos para un empeoramiento del rating, "ya que esto daría lugar a un nuevo aumento de la deuda pública y la creciente presión en la rentabilidad de la deuda". Para los analistas, acudir al rescate del EFSF (Fondo Europeo de Estabilidad Financiera), aunque es poco probable para Moody's, podría dar lugar a "una rebaja por debajo del rango bis".

La última vez que Moody's revisó la nota de la deuda española fue en septiembre de 2010, cuando le retiró la máxima calificación AAA que mantenía, y en diciembre alertó sobre una nueva revisión a la baja dadas las "altas necesidades de refinanciación".

Las otras dos agencias de medición de riesgos, Standard and Poor's (S&P) y Fitch, también retiraron su máxima calificación a la deuda española a largo plazo, en abril y mayo, respectivamente.

El pasado 7 de marzo Moody's también rebajó la nota crediticia de Grecia , en tres escalones, hasta 'B1' desde 'Ba1', lo que implica una calidad "pobre" de la deuda helena, que ya se encuentra dentro del grado especulativo o 'bono basura' y que, además, cuenta con perspectiva 'negativa'.