Obama propone utilizar su reserva estratégica de crudo

La Reserva Federal podría comprar más bonos si sigue subiendo el petróleo

La Reserva Federal podría embarcarse en un nuevo programa de compra de bonos, más allá de los 600.000 millones de dólares en marcha, si la crisis en el Oriente Medio y la subida de los precios afecta a la reactivación económica del país.

Así lo afirmó hoy el presidente del Banco de la Reserva Federal de Atlanta, Dennis Lockhart, en una conferencia de la Asociación Nacional de Economistas Empresariales (NABE), en Arlington (Virginia).

"Con la información que tengo hoy, mi primera inclinación es de mucha cautela sobre la posible extensión de las compras de activos después de junio. Aunque dado que han surgido nuevos riesgos prefiero una postura de flexibilidad en lo que respecta a las opciones de políticas", dijo Lockhart.

Se da la circunstancia de que Lockhart se mostró hace unos días a favor de terminar en junio en vez de en noviembre, el polémico programa de la Fed, que supone una expansión monetaria mediante la inyección de 600.000 millones de dólares a través de la compra de deuda pública.

Este programa forma parte del enorme estímulo monetario que ha aplicado la Reserva desde que en diciembre de 2007 la economía de EE UU entró en recesión.

Después de su discurso, Lockhart dijo a los periodistas que podría ser necesaria una tercera ronda de adquisición en gran escala de activos si hubiese otro bajón en la economía vinculado a la crisis en el Oriente Medio y el alza de los precios del petróleo.

"¿En qué forma podríamos ayudar?", señaló el funcionario. "Estamos usando la herramienta de compra de activos, al contrario de las tasas de interés", explicó. "Para mí, eso sería lo lógico, una tercera fase de estímulo".

Según Lockhart, EE UU puede absorber un incremento moderado de los precios del petróleo, pero un incremento mayor y sostenido en un período largo podría dañar a la economía del país.

El gobierno del presidente Barack Obama ha indicado que considera, como opción, el uso de la reserva estratégica de petróleo que contiene actualmente casi 772 millones de barriles de crudo, lo que equivale a unos 38 días de consumo.

Desde su creación a mediados de la década de 1970, la reserva estratégica se ha empleado sólo unas pocas veces, y la última vez que el gobierno recurrió a ella fue después de que el huracán Katrina devastara la costa del golfo de México en 2005.

Los comentarios hechos hoy por Lockhard recogen el testimonio del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, quien la semana pasada dijo ante el Congreso que las condiciones económicas siguen justificando la tasa de interés cercana al cero y el estímulo monetario adicional.

Una encuesta de economistas, divulgada hoy por NABE, mostró que el 71% de ellos espera que la Reserva Federal eleve la tasa de interés en el próximo año a medida que se afirme la reactivación económica iniciada en julio de 2009.

El 30% espera un incremento de 0,25 a 0,50 puntos porcentuales, y el 17% de los encuestados cree que el aumento será de 0,25 puntos o menos.

A más de un año y medio del fin de la recesión el desempleo está en el 8,9% y el mercado inmobiliario sigue lánguido. Un aspecto alentador en este área es que el sector privado ha estado añadiendo puestos de trabajo durante 12 meses consecutivos hasta un total de 1,5 millones de nuevos empleos.