_
_
_
_
Vivian Wing-Wah. Química científica, premio Unesco L'Oréal 2011

"La carrera científica se ha de incentivar desde la infancia"

Graduada en la Universidad de Hong Kong, a los 38 años fue el miembro más joven de la Academia China de las Ciencias. Ayer fue una de las cinco premiadas por la Unesco

En una ceremonia en la que no faltó la alfombra de bienvenida, en la sede de la Unesco en París, la científica Vivian Wing-Wah Yam se sinceró al asegurar que su dedicación no la consideraba para nada un trabajo. "Es mi hobby, forma parte de mí", aseguró antes de recibir el galardón L'Oréal Unesco For Women in Science, antesala en varias ocasiones de los Premios Nobel. Junto con otras cuatro mujeres, Faiza Al-Kharafi, de Kuwait; Silvia Torres-Peimbert, de México; Jillian Banfield, de EE UU, y Anne L'Huillier, de Suiza, la científica china fue laureada por la investigación en materiales, especialmente por su contribución en hacer más eficiente la energía solar. A diferencia de su compatriota Liu Xiaobo, Nobel de la Paz, esta experta en ciencias químicas sí ha podido asistir a recoger su galardón.

Este año se celebra el Año Internacional de la Química en todo el mundo y el centenario del Nobel de Marie Curie. Como mujer científica, ¿ha sido fácil desarrollar su carrera en Hong Kong?

Para nada. Hay muchas mujeres que tienen carreras en Hong Kong y que han llegado a puestos altos. Además, he contado con el apoyo de mi marido, que también es químico y sabe que adoro mi profesión, y con la ayuda de mi suegra para criar a mis dos hijas, de 11 y 14 años. Lo importante no son las horas que dedicas a tu familia, sino la calidad que les das. Aprovecho el domingo, que no trabajo, para estar con ellos.

"Los jóvenes no ven muchos alicientes en la investigación. Es una tendencia en todo el mundo"

¿Cuándo decidió ser química?

Desde que era pequeña, miraba los colores y me preguntaba por qué existirían el rojo, el azul, cómo serían las moléculas de cada uno de ellos. Siempre pensé que los químicos eran artistas que podían crear. Incluso cuando era muy niña ya me gustaba analizar y alcanzar metas objetivas. Me caracteriza mi pensamiento crítico y me gusta la ciencia porque es predecible.

Hablemos de sus investigaciones. Actualmente, cada célula capta un bajo nivel de energía solar, lo que resulta ineficiente y caro... ¿Cómo se puede superar eso?

Nuestra investigación se basa en analizar las células orgánicas e inorgánicas. Los materiales fotoactivos pueden absorber y emitir luz. Con ellos se puede conseguir mayor eficiencia solar. Actualmente, el 90% de la energía se pierde. Sin embargo, se ha descubierto que las células más eficientes respecto a la captación de energía solar provienen de los cristales de silicona, que son muy costosos de producir pero son capaces de convertir alrededor del 30% en energía solar. Los materiales orgánicos son más baratos y se pueden usar para impresión, pero tienen sus ventajas y desventajas.

¿Como cuáles?

Bueno, la gente siempre se queja de las utilizaciones orgánicas. Si vas al Museo del Louvre y quieres sacar una foto, no puedes hacerlo con flash porque deterioras la pintura. De ahí que necesitemos estudiar más para encontrar materiales más resistentes y capaces de estar más expuestos al sol.

¿Está dedicando China mucha inversión a investigar nuevas energías? ¿Puede ser alternativa al petróleo?

Sí, por supuesto. China es uno de los grandes consumidores del mundo y por eso el Gobierno busca alternativas de energía. La energía solar es solo una de estas. No pensamos que se vayan a solucionar todos los problemas de abastecimiento pero es una alternativa.

¿Cree que con el potencial que tiene España de sol debería invertir más en I+D para hacer más eficiente esta energía?

Recientemente estuve en Zaragoza. El Gobierno lo está haciendo muy bien. En los últimos 10 años está invirtiendo mucho dinero en la investigación de este tipo de conocimientos y ofreciendo facilidades a los investigadores.

Sin embargo, con la crisis ha reducido los recursos para I+D+i.

Ocurre en todo el mundo. Los Gobiernos miran más el corto plazo que el largo plazo. Quieren tener la aplicación de las investigaciones en un espacio breve de tiempo para investir en ellas, y eso en la ciencia, es difícil.

¿Cómo pueden las instituciones animar a la gente joven a investigar?

Es cierto, los jóvenes no ven muchos alicientes. Es una tendencia en todo el mundo, pero no es algo que dependa del Gobierno, sino más bien de los profesores y de la universidad. En Hong Kong se están haciendo programas para comprometer a los estudiantes, incluso cuando son muy jóvenes, desde la escuela primaria, desarrollando la semana de la química, de la física, con ejemplos divertidos, que ellos puedan comprobar. La carrera científica se ha de incentivar desde la infancia.

¿Puede ser este año una oportunidad para acercar la química?

Sí, claro. El mundo entero celebra los logros conseguidos por la química. Y, sinceramente, ya lo he dicho en numerosas ocasiones, los químicos somos los buenos tipos en referencia a que hay voces que critican algunas investigaciones desarrolladas por químicos para fines no tan nobles. Es un año donde podremos focalizarnos e intensificar la promoción de la química.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_