Los reguladores sitúan los de la gasolina en segundo lugar

Los márgenes de los carburantes en España, entre los mayores de la UE

Las petroleras españolas han ingresado 4.732 millones por los márgenes brutos que obtuvieron por la venta de carburantes en 2010. España es uno de los países de la UE con mayores márgenes en la gasolina (segundo puesto) y el gasóleo (quinto). El precio final es inferior a la media, ya que los impuestos son menores.

Un conductor repostando combustible en una gasolinera.
Un conductor repostando combustible en una gasolinera.

Según los datos de Eurostat que manejan la autoridad de la Competencia y el regulador energético, los precios antes de impuestos (PAI) y los márgenes de los carburantes en España se sitúan entre los más elevados de la Unión Europea.

El año pasado, indican estos datos, el margen bruto de las petroleras (que equivale al PAI menos los costes) por la venta de carburantes se situó en 4.732 millones de euros, de los cuales, un 78% correspondió a los gasóleos y, el resto, a las gasolinas.

En el caso de este último combustible, con un beneficio bruto para las empresas de 0,13514 euros por cada litro, España ocupa el segundo lugar de la UE, solo por detrás de Italia. El del gasóleo, con 0,1349 euros por litro, está en el quinto lugar, después de Grecia, Finlandia, Portugal e Italia (ver gráfico). Por tanto, en países más importantes como Francia, Alemania o Reino Unido las gasolineras registran menor margen de beneficio en la venta de carburantes.

Además de estos datos, que corresponden a 2010, los reguladores destacan que los precios antes de impuestos en España han ido escalando posiciones de forma continuada en la última década. Así, desde 2000, año en que los PAI se situaban entre los más bajos de los países de la UE, la divergencia se ha ampliado de forma sustancial, especialmente en 2001 y en los años 2009 y 2010.

Precio final inferior

Concretamente, los márgenes brutos entre 2000 y 2010 crecieron un 76%, en el caso de la gasolina, y un 92%, en el del gasóleo. De esta manera, España, que ocupaba a comienzos de la década el octavo lugar por márgenes en los gasóleos y el décimo en las gasolinas, es hoy el quinto y segundo, respectivamente. Por contra, otros países, como Portugal, Irlanda o Suecia, han visto descender el beneficio estos años.

Entre los ejercicios que incluyen algunos de los informes de la CNC y la CNE, hay uno muy ilustrativo: si España tuviera los márgenes de Francia, los consumidores se habrían ahorrado el año pasado más de 1.500 millones de euros; si fuesen, en cambio, los de Alemania, el ahorro habría rondado los 1.300 millones y, en el caso de haberse equiparado a los de Reino Unido, los españoles se habrían beneficiado en más de 2.000 millones de euros.

Esta situación tan ventajosa para las empresas se difumina en el precio de venta final, que en España resulta entre un 10% y un 15% inferior a los de los principales países. Algo que se explica porque los impuestos de hidrocarburos son comparativamente menores, lo que hace que la recaudación del Estado también lo sea.

Aunque los ingresos por márgenes crecieron un 80% entre 2000 y 2010, entre 2009 y 2010 descendieron por la crisis de la demanda. Sin embargo, a lo largo de la década, la facturación ha ido creciendo en mayor medida (una media anual del 2,5%) que el consumo.

Repsol, Cepsa y BP concentran el 80%

En distintas ocasiones, la autoridad de la Competencia (CNC) y la Comisión Nacional de la Energía (CNE) han dado la voz de alarma sobre la evolución de los márgenes de las petroleras en España. Las compañías niegan la mayor y alegan en su defensa, entre otros argumentos, que el sistema de distribución en España es muy diferente al de otros países europeos que, como Francia, las gasolinas se venden mayoritariamente en grandes superficies; que España tiene un parque de automóvil dieselizado y, porque los datos oficiales que se utilizan en la UE (los del llamado Bulletin Oil) no son homogéneos, pues comparan situaciones distintas y no contemplan políticas de descuentos.

Los reguladores consideran, sin embargo, que los mayores márgenes son el resultado de una estructura empresarial muy concentrada vertical y horizontalmente, frente a las de otros países más competitivos. De hecho, tres empresas, Repsol, Cepsa y BP, se reparten el 80% del mercado de la distribución en España, con cuotas del 45%, el 25% y el 10%, respectivamente.

En un momento de incertidumbre por los conflictos en el norte de África y la reducción de la producción en Libia que hace temer repuntes de un crudo ya de por sí elevado (el barril rozó los 120 dólares la semana pasada), los reguladores consideran que es necesario una mayor difusión de los datos; una mayor transparencia y estudios comparativos de la estructura de los mercados en los países que tienen los precios más bajos.

Las cifras

4.732 millones de euros reportaron los márgenes brutos de los carburantes a las empresas el año pasado, un 78% por el gasóleo, cuyo margen ha subido el 92% en una década.

2.000 millones de euros se habrían ahorrado los consumidores españoles en 2010 si en España se registrasen los márgenes de los carburantes de Reino Unido.