Campañas de publicidad

La británica Aegis provisiona 31 millones por Nueva Rumasa

Carat, filial de la multinacional británica, coordinó los emplazamientos publicitarios del grupo hasta julio de 2010.

La británica Aegis provisiona 31 millones por Nueva Rumasa
La británica Aegis provisiona 31 millones por Nueva Rumasa

La compañía de marketing y comunicación Aegis comunicó ayer que se ha visto obligada a provisionar 25 millones de libras, 31,2 millones de euros, por la crisis de Nueva Rumasa. Las acciones de la multinacional, que cotiza en la Bolsa de Londres, cayeron ayer cerca de un 3%.

Aegis informó en un comunicado que tras conocer que uno de sus clientes españoles, Nueva Rumasa, ha solicitado amparo concursal ha tomado la decisión de provisionar 25 millones de libras, lo que tendrá impacto en sus cuentas anuales correspondientes a 2010, que anunciará el próximo 17 de marzo.

Matthieu Roussellier, del gabinete de comunicación de Aegis, explicó a este diario que Carat, filial de Aegis, trabajó para Nueva Rumasa hasta julio de 2010. Según explicaron en la compañía española Carat se ha encargado de emplazar en medios de comunicación la campaña de publicidad de Nueva Rumasa.

Aegis emplea a 15.000 personas y en 2009 facturó más de 1.500 millones de euros. Es propietaria de empresas de comunicación como Carat, Isobar, Vizeum, Posterscope, iProspect y Synovate.

La familia Ruiz-Mateos informó la pasada semana que había solicitado amparo concursal para 10 de sus empresas -Dhul, Clesa, Garvey, Hotasa, Elgorriaga, Hibramer, Trapa, Carcesa, Quesería Menorquina y Rayo Vallecano-, con una deuda superior a los 700 millones de euros.

Los sindicatos Comisiones Obreras y UGT convocaron ayer a la plantilla de los centros de trabajo del Grupo Nueva Rumasa a una movilización el próximo 12 de marzo en Madrid, informó Efe.

Clesa, una de las empresas para las que la familia Ruiz-Mateos ha solicitado preconcurso, ha comenzado a dejar de suministrar para las marcas blancas de determinadas cadenas de supermercados e hipermercados, informó EP, según consta en una carta dirigida a la dirección por el comité de empresa de la fábrica de Caldas de Reis (Pontevedra).

Entre los clientes que Clesa ha tenido que ir "abandonando por falta de servicio", el comité cita a Aliada (marca propia de El Corte Inglés), Auchan, Alimerka, Condis, Dia, Covirán, Froiz, Unide, Mas y Alcampo.

Otra de las empresas de la familia Ruiz-Mateos, Cacaolat, informó ayer que ha paralizado el proyecto de construcción de la nueva fábrica de Llinars del Vallès (Barcelona), para la que comprometió una inversión de 40 millones de euros, como consecuencia de la crisis de tesorería que atraviesa Nueva Rumasa.

La dirección de Cacaolat ha explicado que la inversión se ha aplazado, como mínimo, un año y medio, el periodo que calcula que necesita para solventar todas sus deudas y arreglar las cuentas de la empresa.