Descarta cambiar los requisitos de capital básico

Elena Salgado cree que será posible sumar al PP a la reforma de las cajas

La ministra de Economía y Hacienda española, Elena Salgado, explicó hoy que el Gobierno sigue trabajando para que el Partido Popular apoye la reforma de las cajas de ahorros y aventuró que "será posible" sumar su respaldo.

"Esta misma mañana hemos tenido una reunión. Seguimos trabajando y será posible", aseguró la ministra y vicepresidenta segunda del Gobierno, preguntada por las afirmaciones efectuadas ayer por el presidente del PP, Mariano Rajoy, quien dijo que no está dispuesto a respaldar la reforma, que considera "contraproducente".

Preguntada por si el Gobierno estaría dispuesto a modificar los requisitos de capital exigidos a las entidades en el texto legislativo, la ministra Salgado descartó esta posibilidad.

"Yo ya he dicho eso en una comunicación oficial al presidente de la CECA, al presidente de la AEB y al presidente de las cooperativas de crédito. A los tres, que esos serían los ratios", explicó la vicepresidenta segunda del Gobierno.

Salgado se refería a la carta que envió la semana pasada a los presidentes de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Isidro Fainé, y de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, sobre las exigencias que se recogerán en el Real Decreto del Plan Reforzamiento del Sector Financiero, que el consejo de ministros tiene previsto aprobar esta semana.

Según el anuncio efectuado el pasado 24 de enero, las entidades que cotizan en bolsa tendrán que tener un "capital básico", técnicamente conocido como "core capital", de al menos el 8% de sus activos ponderados por riesgo a cierre de septiembre.

Ese requisito se elevará al 10% para las entidades con una dependencia de la financiación de los mercados mayoristas superior al 20% y que no coticen en los mercados, como es el caso de las cajas de ahorros. Salgado explicó que el 8% de capital será aplicable a las entidades, en cuanto coticen.

Salgado hizo esta afirmación en Bruselas, antes de participar en la reunión mensual de ministros de la zona euro.

Para Rajoy, estas demandas distintas para bancos y cajas son "discriminatorias" e injustificadamente superiores a las exigencias internacionales incluidas en el acuerdo de Basilea III, que sólo exigirá un 8% a partir de 2019.