El consejo lo decide por unanimidad

Caja Madrid suprime el bonus de 25 millones a directivos

El Consejo de Administración de Caja Madrid ha acordado por unanimidad suprimir el derecho de cobro del bonus de 25 millones a 10 directivos.

Miguel Blesa y Rodrigo Rato.
Miguel Blesa y Rodrigo Rato.

El consejo de administración de Caja Madrid ha aprobado por unanimidad "finalizar, no renovar y no reconocer" el derecho de cobro del plan de incentivos a largo plazo fijado para el periodo 2007 - 2010.

La decisión se ha basado en dos puntos: Su incompatibilidad con la percepción de fondos públicos a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y la existencia de legislación europea sobre la materia que afectará a esta cuestión cuando se traslade a la normativa española.

Esta decisión se produce después de que la Comunidad de Madrid trasladara a Caja Madrid su oposición al pago de bonus a diez directivos de la caja, entre ellos el expresidente, Miguel Blesa, que se embolsarían 25 millones de euros en función de un plan de incentivos impulsado por el propio Blesa. Su sucesor en el cargo, Rodrigo Rato, ha decidido acabar con estos bonus.

Durante 2009, el último ejercicio de Miguel Blesa como presidente de Caja Madrid, la entidad obtuvo un beneficio atribuido de 265,8 millones de euros, lo que constituyó un descenso del 68,4% respecto a los 840,4 millones del ejercicio anterior. Las fuertes dotaciones y los menores ingresos atípicos contribuyeron a este brusco descenso.

La Comisión de Retribución de Caja Madrid propuso esta mañana al consejo de administración de la caja madrileña la finalización y no renovación del plan de incentivos a largo plazo para la alta dirección. Asimismo, trasladó una petición para aplazar el abono de la primera prestación a los beneficiarios hasta la devolución de las ayudas recibidas del FROB. El consejo de administración ha dado un paso más y ha decidido no reconocer el derecho a ese abono.

Las propuestas que la comisión de retribución de la caja ha trasladado al consejo de administración obedecen a que la caja ha recibido ayudas públicas, que está inmersa en un proceso de reestructuración tras su fusión y dado la actual situación de crisis económica y financiera.