Los ingresos por la lucha antifraude llegan a 10.000 millones

La deuda aplazada en cotizaciones e impuestos alcanza 22.000 millones

Las empresas solicitaron en 2010 a Hacienda y a la Seguridad Social aplazar deuda en impuestos y cotizaciones por un importe de 22.000 millones de euros con el objetivo de aliviar sus problemas de tesorería. La Agencia Tributaria indica que el importe de las solicitudes para postergar el pago de tributos ha bajado un 8% respecto a 2009, aunque se ha incrementado a 1,4 millones el número de empresas que reclama aplazamientos.

La deuda aplazada en cotizaciones e impuestos alcanza 22.000 millones
La deuda aplazada en cotizaciones e impuestos alcanza 22.000 millones

Aplazar deuda con la Administración supone un recurso cada vez más utilizado por las empresas para paliar los efectos de la crisis. Hacienda recibió 1,4 millones de solicitudes de compañías para postergar el pago de impuestos, un 25% más que en 2009, según los datos ofrecidos ayer por el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña. Sin embargo, a diferencia del año anterior, las grandes empresas han utilizado menos este recurso, lo que provoca que el importe total de deuda aplazada disminuyera un 8% hasta los 13.904 millones.

Una cifra que alcanza los 22.000 millones si se suman los aplazamientos de las cotizaciones sociales. Así, el importe de deuda postergada supera, por ejemplo, los ingresos derivados del impuesto sobre sociedades o duplica el gasto de la Administración en I+D.

Por otra parte, la Agencia Tributaria ofreció ayer los resultados de la lucha contra el fraude fiscal, que permitió ingresar 10.000 millones de euros, la mayor cifra de la historia y un 23,7% más que el año anterior. De éstos, 2500 millones procedieron de la delegación de grandes contribuyentes, formada por 2.000 empresas que facturan más de 100 millones de euros. El año anterior, Hacienda inspeccionó a una de cada cuatro de estas grandes compañías, indicaron fuentes de la Agencia Tributaria.

El 25% de la recaudación por fraude procede de grandes empresas

Que Hacienda ingrese cada vez más dinero por la lucha contra el fraude puede explicarse por la mayor eficiencia de los servicios de inspección o por el incremento de la economía sumergida. Ocaña apuesta por la primera opción.

Por lo que Hacienda considera actuaciones inducidas, es decir regularizaciones voluntarias de los contribuyentes, se recaudaron 1.544 millones. Por la detección de devoluciones excesivas se ingresaron otros 1.614 millones y por actuaciones directas de las inspección se alcanzó el mayor volumen de ingresos: 6.885 millones, un 27% más que en 2009.

El director de la Agencia Tributaria, Juan Manuel López Carbajo destacó que esta espectacular subida tenía su origen en el éxito recaudatorio en la inspección a los grandes contribuyentes. En total, Hacienda realizó en torno a 30.000 inspecciones. De media, la Agencia Tributaria descubrió 250.888 euros por contribuyente.

A por los falsos autónomos

Para este año, la Agencia Tributaria elevará la colaboración con inspección laboral y la Seguridad Social para luchar contra la economía sumergida. En particular, Hacienda pretende desenmascarar a los falsos autónomos, que son asalariados que, sin embargo, tributan como autónomos para reducir las cotizaciones sociales que paga su empresa. También se extremará el control para evitar que trabajadores en activo cobren a la vez prestaciones por desempleo. Por otro lado, Hacienda también reforzará los controles para impedir que las grande empresa aprovechen la coyuntura de crisis para reducir artificialmente su base imponible.

Resultados del plan contra la evasión fiscal

El ladrillo todavía ofrece recursos

El sector inmobiliario ya hace tiempo que entró en crisis, sin embargo, Hacienda aún sigue ingresando cuotas de investigaciones iniciadas en los años del boom, cuando el ladrillo se convirtió en el sector preferido para invertir el dinero negro. La deuda liquidada procedente de este sector alcanzó los 1.735 millones, un 19% más que en 2009, a pesar de que el número de contribuyentes relacionados con el ladrillo descendió un 16%.

Cae el importe de los delitos fiscales

La Agencia Tributaria en 2010 abrió 938 expedientes por delito fiscal, un 27,1% más que el año anterior. Sin embargo, el importe denunciado fue menor: 696 millones frente a los 784 millones registrados en 2010. El secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, aseguró que algunos de los expedientes enviados a la Fiscalía guardan relación con el escándalo de las cuentas Suiza, que supuso el descubrimiento de unos 1.000 contribuyentes con cuentas secretas en el país alpino.

Control sobre los billetes de 500 euros

Si bien la falta de liquidez supone uno de los principales problemas actuales, Hacienda aún logra ingresos por el control de operaciones en que se utilizan billetes de alta denominación, especialmente de 500 euros. Desde 2005, la Agencia Tributaria ha recaudado por ello 1.114 millones de euros. De éstos, 541 millones es deuda retenida por Hacienda, otros 425 millones corresponden a regularizaciones voluntarias y 147 millones se lograron tras remitir los casos a la Fiscalía.