Tras nueve días cerrados

Largas colas ante los bancos egipcios

Después de permanecer cerrados durante nueve días, los bancos egipcios han reabierto sus puertas para atender durante tres horas y con servicios restringidos. Un tiempo suficiente para que se formasen enormes colas ante las puertas de las entidades, lo que ha provocado que muchos clientes optasen por darse la vuelta y decidir volver otro día.

Las protestas continúan en El Cairo después de dos semanas de enfrentamientos entre los opositores y el Gobierno de Mubarak
Las protestas continúan en El Cairo después de dos semanas de enfrentamientos entre los opositores y el Gobierno de Mubarak

En un recorrido por distintos sectores de la capital se observaron colas de decenas o de centenares de personas, según las sucursales, que esperaban fuera de los bancos para realizar las operaciones."Llevo días esperando que abran los bancos para poder cobrar mi salario. No tengo dinero y he pedido préstamos, pero tengo que cobrar hoy para poder devolverlos", decía Mohamed Ahmed, mientras esperaba para entrar a una sucursal bancaria.

La situación de Ahmed es habitual. Los bancos cerraron a final del mes, cuando se cobran los salarios, y mucha gente se encontróen una dificil situación, contaban con fondos bancarios pero sin efectivo con el que comprar. Un situación que no se ha terminado de solucionar, ya que esta reapertura de las entidades financieras es limitada.

El Banco Central de Egipto solo permite retirar y depositar un máximo de 50.000 libras egipcias (8.475 dólares) o 10.000 dólares, pero esos límites no afectarán a las transferencias electrónicas.

El presidente del Banco Central, Faruk Al Okda, ha anunciado que las autoridades han destinado un total de 5.000 millones de libras (847 millones de dólares) a las distintas entidades bancarias para atender las necesidades de efectivo. Además la La reapertura de los bancos ha estado limitada a un número determinado de sucursales, y sólo por tres horas.

La crisis que estalló en Egipto a partir del 25 de enero ha derivado en la semiparalización de la actividad económica del país, con muchas empresas cerradas, las oficinas públicas trabajando a niveles mínimos y una interrupción de cinco días en el acceso a internet.

A partir de hoy, cuando Egipto comienza a recuperar el ritmo normal, los ciudadanos ha acudido de forma masiva a los bancos para realizar las operaciones que tenían pendientes, entre ellas el cobro de los salarios, que no se pudieron pagar a finales de enero.

Ambiente en las sucursales bancarias

Delante de una sucursal del banco NSGB, en el barrio de Mohandesin, unas doscientas personas se peleaban para intentar entrar, mientras se notaba la ausencia de cualquier agente de seguridad, de la Policía o del Ejército.

Los trabajadores del banco pedían a los clientes sus nombres para dejarlos entrar uno por uno, pero algunos de ellos desistieron y se marcharon al ver las dificultades para entrar en el banco.

"Tiene que haber más organización, ojalá entre hoy", dijo Farid Shawki, contable en una compañía privada que fue a la sucursal para revisar algunas cuentas.

"Antes no pudimos hacer transferencias para dar a los empleados sus sueldos porque los bancos estaban cerrados, y ahora parece muy difícil hacerlas", afirmó Shawki, quien se quejaba de las pocas sucursales de bancos que habían abierto.

Hoy sólo han abierto sus puertas 29 de las 39 entidades bancarias de Egipto, pero con un número muy reducido de sucursales, y además con sólo tres horas de funcionamiento.

El dinero faltaba en muchos cajeros automáticos, un problema habitual desde finales de enero.

En el centro de El Cairo, delante del banco estatal Al Iskandariya, cientos de personas esperaban en una cola que se extendía a lo largo de la calle.

El director de esa sucursal, Mahmud Abdel Latif, quien intentaba junto a los trabajadores organizar la entrada de los clientes, afirmaba que la apertura de hoy sólo afectaba a 30 de las cerca de 200 sucursales de esa entidad.

"Nuestro problema hoy es servir a la gente y que cada uno consiga el servicio que espera, y después veremos dentro (con los empleados) nuestro trabajo", añadió.

Durante el cierre de los bancos, esta sucursal permitió a algunas compañías sacar dinero para pagar los sueldos de sus trabajadores y a algunos clientes ingresar su dinero allí.

Según Latif, el dinero depositado ha sido mayor que el retirado, quizás por la oleada de acciones de pillaje del último fin de semana de enero, cuando la policía se retiró de las calles de El Cairo y de otras ciudades del país.

Con el fin de evitar una masiva retirada de fondos, el Banco Central impuso hoy un límite de 50.000 libras egipcias (6.285 euros) ó 10.000 dólares (7.361 euros) para depósitos o retirada de dinero en efectivo, un margen que no afecta a las transferencias.

"No va a haber ningún problema en sacar dinero porque la máxima cantidad para cada uno es 50.000 libras, y creo que la mayoría que están aquí sólo sacarán mil (126 euros) o dos mil libras para satisfacer sus necesidades urgentes", explicó el director de la sucursal.

No obstante, el presidente del instituto emisor, Faruk Al Okda, anunció que las autoridades han destinado un total de 5.000 millones de libras (628 millones de euros) a las distintas entidades bancarias para atender las necesidades de efectivo.