EDITORIAL

Hipotecas envenenadas

Más de 300.000 familias deben por su casa más de lo que ésta vale a los actuales precios de mercado. La cifra corresponde a hipotecas suscritas de 2007 a 2009 y es un efecto colateral más de la cruda crisis inmobiliaria a la que nos han llevado los excesos del pasado. Las 67.000 hipotecas suscritas en 2010, bajo los mismos parámetros de riesgo, no están incluidas porque se firmaron ya en un entorno de caídas de precios. Sin embargo, como por lógica el precio de la vivienda seguirá a la baja, esas hipotecas también estarán envenenadas por esa delicada situación a finales de año. Este inquietante escenario, tanto para los particulares afectados como para las entidades que le han dado el crédito, da más relieve a la reciente sentencia de la Audiencia Provincial de Navarra que, basándose en una consideración moral, acordó que devolver al banco un piso hipotecado basta para saldar la deuda aunque el inmueble haya perdido su valor por la crisis. Una vez más nos encontramos con una sentencia que contesta al ordenamiento jurídico. El debate puede estar en si hay que modificarlo, pero sin olvidar que los expertos coinciden en el peligro de que un cambio se traduzca en hipotecas por menos valor de tasación y más caras. Es decir, en menos posibilidad de tener vivienda propia a coste razonable.