Consecuencias del estallido de la burbuja inmobiliaria

Moody's critica que la devolución de un piso baste para saldar la deuda hipotecaria

La agencia de medición de riesgos Moody's criticó hoy la sentencia de la audiencia de Navarra que consideraba saldada una deuda hipotecaria con la devolución del piso por considerarla contraria a la ley vigente, aunque reconoce que no tendrá efectos negativos en el nivel de impagos.

El informe de Moody's se refiere a la sentencia dictada el pasado 26 de enero por la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra que consideraba que devolver al banco un piso hipotecado es suficiente para saldar la deuda contraída , aunque el inmueble haya perdido valor por la crisis.

Según la agencia, los españoles son conscientes de que los bancos españoles "persiguen a los morosos hasta la muerte", y no dudan en acudir a familiares para hacer frente a los pagos.

Moody's asegura que, si se produjeran más sentencias en este sentido, cosa que no considera probable, se vería obligada a revisar la calificación de los bonos respaldados por hipotecas, ya que en ese caso se dispararían los impagos.

Sin embargo, recuerda que la mayoría de los pleitos dan la razón a los bancos, que el marco legal español obliga a las partes a cumplir los acuerdos y que la decisión de un juez no sienta jurisprudencia, por lo no espera más decisiones judiciales de este tenor.

La nota recuerda que en España "devolver las llaves" no salda la deuda, y si bien la ley permite limitar la garantía al bien hipotecado, ninguna entidad financiera ofrece esta posibilidad.

Además, aclara que la sentencia califica de "moralmente repulsivo" el hecho de que los bancos, cuyas exageradas tasaciones y malas prácticas bancarias causaron la crisis financiera puedan exigir a los deudores garantías adicionales al bien hipotecado.

No obstante, Moody's recuerda también que la sentencia señala que la acción del banco no es ilegal ni abusiva, y estima que no es probable que otros tribunales sigan el camino emprendido en Navarra, al tiempo que indica que dos decisiones similares del Tribunal Supremo podrían sentar precedente.

El informe advierte de que la sentencia ha causado preocupación entre los inversores, principalmente extranjeros, que gestionan alrededor de 300.000 millones de euros en bonos respaldados por hipotecas.