Quiere beneficiarse de sus activos

Renfe profundiza la política de poner en valor trenes usados

Alquila 17 unidades al ferrocarril portugués.

Renfe ha alquilado a los ferrocarriles de Portugal un lote de 17 trenes de media distancia para un periodo de tres años por un importe de 21 millones de euros, según informó la operadora.

Se trata de trenes automotores diésel, cuyo mantenimiento acometerán de forma conjunta las divisiones industriales de ambas compañías ferroviarias, Integria (Renfe) y Emef (Comboios de Portugal).

La operadora portuguesa ya ha recibido cinco de los trenes, que han pasado por el proceso de actualización y homologación realizado en la base de mantenimiento integral de Renfe en Valladolid.

Estos trenes prestan servicio en la línea del Duero del país vecino. El envío de los trenes restantes se realizará en los próximos seis meses. El importe del contrato de alquiler incluye el arrendamiento, las operaciones de adecuación previa, los costes de mantenimiento y la instrucción de monitores de maquinistas para estos trenes.

En este mismo sentido, la dirección de Renfe decidió el pasado 4 de enero adjudicar a las empresas españolas de carga privada por ferrocarril Continental Rail, Tecsa y Tracción Rail la venta y el mantenimiento de ocho locomotoras de tracción diésel de la serie 319, por un importe de 7,9 millones.

Era la primera vez que material de segunda mano de la operadora pública ferroviaria española pasaba a formar parte del parque de tracción de sus competidoras.

La transacción se produjo como consecuencia de la resolución del concurso convocado el pasado mes de julio, al que concurrieron cuatro empresas que cumplían los requisitos y presentaron sus respectivas ofertas de compra.

Igual que en la operación cerrada con los ferrocarriles portugueses, la transacción con los transportistas privados incluye una remodelación integral de las locomotoras previa a su entrega, así como trabajos de adecuación de imagen y, en algunos casos, cambio de ancho de ejes.

Renfe señala que la venta o alquiler de su material de segunda mano responde a la estrategia de poner en valor sus activos. El Ministerio de Fomento lanzó un Plan de Impulso al Transporte Ferroviario de Mercancías, en el que se incluía la puesta en venta del material que Renfe Operadora no necesite.