Participar en la campaña para la reelección de Obama

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, dejará su puesto en febrero

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, abandonará la Casa Blanca a principios de febrero para convertirse en asesor político externo del presidente de EE UU, Barack Obama, y participar en la campaña para su reelección en 2012.

El hasta ahora portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs
El hasta ahora portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs

El secretario de prensa y confidente cercano de Obama dijo que pretende entregar el mes próximo el podio desde el cual comunica a los medios de comunicación en la sala de prensa de la Casa Blanca la política del Gobierno estadounidense.

Gibbs comunicó hoy a los empleados de la Casa Blanca que prepara una nueva etapa profesional. De momento no se ha decidido su sustituto, aunque el nombre se anunciará antes de su marcha, según fuentes oficiales.

Entre los potenciales candidatos a reemplazarlo figuran Jay Carney, el portavoz del vicepresidente de EE UU, Joe Biden, además de Bill Burton y Josh Earnest, ambos portavoces adjuntos.

La salida de Gibbs, una de las caras más visibles del Gobierno de Obama, es el primer cambio de personal de una remodelación más amplia que se producirá en las próximas semanas en el ala oeste de la Casa Blanca.

Coincide, además, con un momento de cambio para el presidente Obama, con un Congreso dividido y con el país en ciernes ante el inicio de la precampaña electoral para las presidenciales de 2012. El movimiento interno también podría incluir el nombramiento de un nuevo jefe de Gabinete.

Obama baraja nombrar a William Daley, secretario de Comercio durante el mandato de Bill Clinton, o mantener a Peter Rouse, quien ocupa actualmente el cargo de modo interino, según el Times.

El presidente de EE UU no tiene actos públicos para hoy en su agenda, pero pasará al menos parte del día determinando el equipo de asesores que le guiará y aconsejará en sus decisiones durante los dos últimos años de su mandato, según la prensa.

Una prioridad es remodelar su equipo económico, y se espera para el viernes el nombramiento del nuevo presidente del Consejo de Asesores Económicos, puesto que quedó vacante después de que Larry Summers se marchara en diciembre.

Entre los nombres que se barajan figuran el banquero de inversiones Roger Altman, el rector de la Universidad de Yale Richard Levin y Gene Sperling, del Departamento del Tesoro.

Pese a la salida de Gibbs, el portavoz seguirá perteneciendo al círculo de asesores políticos de Obama, junto con David Axelrod, actual asesor político del mandatario, y Jim Messina, un jefe adjunto de Gabinete, que también abandonarán la Casa Blanca para centrarse en la reelección del presidente.

En este escenario, Gibbs, de 39 años y que comenzó a trabajar para Obama en abril de 2004, asumirá un nuevo papel como asesor que le podría llevar a participar en programas de televisión y a ampliar su presencia en la red social Twitter y en otras plataformas de Internet.

En un comunicado, Obama informó de que el portavoz seguirá siendo un asesor cercano en esta nueva etapa y "no cambiará el importante papel que Robert seguirá jugando en nuestro equipo".

"Durante seis años ha sido un amigo muy cercano, uno de mis asesores más próximos y un defensor efectivo desde el podio de lo que esta Administración ha hecho para hacer avanzar el país", agregó. El propio Gibbs calificó en declaraciones al Times su etapa como portavoz de Obama como una experiencia "extraordinaria".

"Esto ha sido un viaje extraordinario, un privilegio increíble, el trabajar para este país y para este presidente", dijo. "Pero es importante dar un paso atrás y recargar (las pilas) para 2012", cuando el foco estará puesto en la reelección de Obama, indicó.

También anunció esta semana el próximo abandono de su cargo el jefe de gabinete del vicepresidente Biden, Ron Klain, que pasará al sector privado.