Padrón Municipal 2010

La inmigración no cede pese a la crisis y lleva la población a los 47 millones

España está a punto de cerrar su tercer año de severa crisis económica y, sin embargo, el INE acaba de certificar un nuevo incremento de la población, que ya rebasa la cota de los 47 millones de habitantes, un 0,59% más que hace un año.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha hecho oficiales los datos que hace solo unos meses constituían un avance del Padrón Municipal de 2010. En primavera se estimó que el número de españoles ascendía a 46.951.532 habitantes. Ahora, una revisión de los datos recogidos por los ayuntamientos con fecha 1 de enero de 2010 eleva esa cifra por encima de los 47 millones hasta contabilizar 47.021.031, un 0,59% más que hace un año o, lo que es lo mismo, un alza de 275.224 personas en términos absolutos.

Si se compara este incremento demográfico con los producidos en los últimos años, se trata del más bajo desde 1998, justo cuando los expertos sitúan el inicio de la última década prodigiosa en cuanto a crecimiento económico se refiere.

De hecho, ese 0,59% es justo la mitad del incremento relativo que se produjo en 2009 frente al año anterior, cuando el padrón contabilizó 587.985 habitantes más en doce meses o un avance del 1,2%. En cualquier caso, se trata de cifras lejanas a las registradas en 2008, último ejercicio de crecimiento del PIB, y de lo ocurrido en 2005. En ambos años la población se disparó un 2,1% anual, el triple que ahora, superando la barrera de las 900.000 personas. Dado el rápido y dramático deterioro que ha sufrido la coyuntura económica desde 2008, es lógico que en solo un año se haya pasado de incrementos por encima del 1% a un exiguo avance del 0,59%.

Buena parte del alza demográfica se atribuye a la inmigración

Movimiento natural

No obstante, teniendo en cuenta que por el movimiento natural de la población (que se obtiene de descontar de los nacidos a los fallecidos), en 2009 el número total de habitantes apenas se incrementó en 109.000 personas, si este año se hubiese mantenido la misma proporción, el resto, hasta completar los 275.000 de este ejercicio, habría que atribuirlo a los flujos migratorios.

Conviene recordar que estas cifras que ahora revisa el INE proceden de los padrones de los ayuntamientos. La otra gran estadística de población procede de los censos que elabora también dicho organismo cada diez años. Entre el dato del padrón y el del censo suele haber una brecha bastante significativa, que en ocasiones ha llegado a rondar el millón de habitantes, fruto de las llamadas duplicidades que se dan en algunos casos. En la actualidad esas dobles contabilidades son cada vez más difíciles, puesto que para que un ayuntamiento dé de alta a un ciudadano suele exigir que muestre la baja de la localidad de donde procede, pero aún así las cifras continúan sin coincidir. Es más, según la última estimación de población elaborada por el INE con fecha 1 de octubre de este año, diez meses después de la que ya es oficial por el padrón, España cuenta con 46.122.169 habitantes, casi 900.000 menos.

Precisamente, en 2011 Estadística tiene que elaborar un nuevo censo de población, cuya metodología combinará el método censal con el de muestreo y cuyo objetivo será contar con una información cada vez más precisa y continua de cuántos españoles están registrados. En cuanto a los datos por comunidades autónomas, sorprende ver todavía incrementos superiores al 1% en Madrid, Murcia y Navarra; mientras que Asturias y Castilla y León son las únicas que pierden población.

Teruel se consolida como la más despoblada

El análisis de las cifras ahora actualizadas revela un comportamiento todavía muy dispar en la clasificación por provincias. Mientras Teruel y Zamora lideran el ranking de provincias más despobladas, con pérdidas del 1% y del 0,74%, respectivamente, sigue habiendo territorios como Ceuta, Melilla, Guadalajara o Almería con crecimientos de población que duplican y triplican la media nacional. De nuevo, la explicación que persiste detrás de este fenómeno es la inmigración.

Así se entiende en Ceuta, Melilla o Almería, poblaciones que reciben más inmigración que el resto. En Guadalajara, el aumento del 2,20% en el número de habitantes habría que buscarlo en el espectacular desarrollo urbanístico que ha experimentado esta provincia, al calor del mercado de Madrid y espoleado por las buenas conexiones de transporte con la capital. Aún así, 10 provincias perdieron población este año.

En cuanto al detalle de cuántos residentes son extranjeros, el INE no ofrece datos pormenorizados en esta actualización. En abril publicó que el número de extranjeros empadronados ascendía a 5,7 millones, lo que representa el 12,2% del total de inscritos.

Las comunidades autónomas con mayor proporción de foráneos son Baleares, con el 21,9%; la Comunidad Valenciana, con el 17,3% y Madrid, con el 16,6%. No obstante, donde más creció el número de extranjeros en términos absolutos fue en Andalucía (23.195), Madrid (7.489) y País Vasco (6.364). Por contra, destaca el descenso de 4.718 personas en la población de la Comunidad Valenciana, la primera caída en la serie histórica.