El precio sube un 35% desde mayo

La presión especuladora lleva al crudo a máximos de dos años

Todos los factores, fundamentales y especulativos, vuelven a confluir para impulsar al petróleo a nuevos máximos. El barril se ha consolidado por encima de los 93 dólares por primera vez en dos años y no tiene visos de ceder a corto plazo.

Se extiende la convicción de que el precio del petróleo superará los 90 dólares de promedio en 2011. El brusco aumento de la demanda, motivado por la pujanza del consumo en Asia y la virulencia del invierno en el hemisferio norte, se une a la rápida reducción de inventarios y a la falta de respuesta de la OPEP, el principal productor de petróleo, que rechaza incrementar su oferta. Junto a estos elementos fundamentales, llegan otros puramente financieros. La volatilidad de las Bolsas occidentales y la falta de liquidez de los sobrecomprados mercados emergentes deja sin alternativas claras a los inversores, que optan por entrar en las commodities. El resultado es claro: el crudo Brent cotizó ayer a 93,9 dólares, aunque luego bajó al entorno de 93,4 dólares, máximo desde octubre de 2008 y sube un 35% desde mayo.

"Hemos visto que la curva de futuros se ha aplanado en los meses recientes, incrementando los precios de los contratos a más corto plazo [que es donde se concentra la negociación], lo que sugiere que hay una mayor compra especulativa de petróleo, lo que también podría haber contribuido a elevar la cotización", confirma Stephen Thornber, especialista en petróleo de la gestora británica Threadneedle.

Esta firma anticipa que los precios pueden alcanzar los 100 dólares, tanto en 2011 como en 2012. La presión consumidora seguirá al alza y, además, "hay poca visibilidad sobre las posibilidades de aumento de producción en las áreas ajenas a la OPEP".

El estratega de Citi en España, José Luis Martínez, tiene una visión algo más conservadora: "Esperamos precios de 92 y 95 dólares por barril de término medio en 2011 y 2012 respectivamente (...) no vemos sostenibles niveles por encima de 100 a 110 dólares por barril". José Luis Martínez cree que el optimismo despertado sobre el barril ya está siendo puesto en precio.