Petróleo

El crudo Brent sube un 0,48% y se sitúa en 93,65 dólares

El barril de crudo Brent cerró hoy con una subida del 0,48%, situándose en 93,65 dólares, en la tercera jornada consecutiva de revalorización del crudo, que vuelve con solidez a los niveles previos al estallido de la crisis en 2008.

El petróleo del mar del Norte, de referencia en Europa, para entrega en febrero de 2011 acabó en el Intercontinental Exchange Futures (ICE) en 93,65 dólares, 45 centavos más que al cierre del viernes, cuando se situó en 93,20 dólares.

El precio máximo al que cotizó hoy el Brent fue de 93,94 dólares, frente a un mínimo de 93,25.

El leve repunte se produjo en una jornada en la que se conoció que el ritmo del crecimiento económico de Estados Unidos se aceleró a un 2,6 por ciento anual en el tercer trimestre, nueve décimas más que entre los meses de abril y junio.

En su tercer y último cálculo del Producto Interior Bruto (PIB) entre julio y septiembre, el Departamento de Comercio añadió una décima al crecimiento calculado tras la segunda revisión para ese período, una cifra que quedó por debajo de lo que preveían los expertos, que apuntaban a un 3 por ciento.

"La aceleración en el tercer trimestre reflejó principalmente una aguda reducción en las importaciones y un incremento de inventarios privados", señaló la nota de prensa del Departamento de Comercio.

El crecimiento menor del previsto se debió, a juicio de los analistas, a una revisión a la baja de la demanda de los consumidores respecto a los datos de noviembre, del 2,8 por ciento al 2,4 por ciento.

Parecido desencanto causó la noticia de que el crecimiento del PIB del Reino Unido en el tercer trimestre fue revisado a la baja por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS), que lo situó en 0,7%, frente al 0,8% de la primera estimación.

La ONS, que achacó el recorte a un crecimiento más débil de lo esperado en la construcción y los servicios, también rebajó las cifras de crecimiento del primero y el segundo trimestres del año: del 0,4 al 0,3% y del 1,2 al 1,1%, respectivamente.

Estas revisiones afectaron a la estimación de la tasa de crecimiento interanual al término del tercer trimestre, que quedó en el 2,7%, una décima menos de lo inicialmente calculado.

Estas revisiones parecieron confirmar los pronósticos de quienes esperan que el ritmo de crecimiento de las principales economías del mundo se ralentice en 2011, lo que previsiblemente tendrá un impacto en el consumo de petróleo.