Panel bipartidista

Escisión en la comisión que investiga la crisis financiera en EE UU

Los republicanos echan la culpa a las ayudas federales a la vivienda.

La Comisión para la Investigación de la Crisis Financiera (FCIC, en sus siglas inglés), presidida por el demócrata Phil Angelides, está al borde de la ruptura. Desde mediados de año este panel bipartidista ha carecido de armonía y ahora, en sus días finales, está a punto de saltar por los aires. Algo que puede convertir en irrelevante su labor.

El problema es que hace un mes la mayoría demócrata de este panel decidió retrasar hasta mediados de enero las conclusiones a las que se ha llegado en vez de publicarlas ayer, como estaba previsto. Además, ha limitado a 36 páginas el espacio que se va a conceder en un libro de 500 a quienes disienten de las conclusiones generales. Y los cuatro republicanos disienten.

El ex legislador conservador Bill Thomas, vicepresidente de la Comisión, dijo el martes que tenía intención de presentar las conclusiones de su propio grupo en la fecha convenida. En ellas, los republicanos apuntan a que la raíz de la crisis ha sido el papel del Gobierno federal al facilitar y subsidiar la compra de viviendas a través de Fannie Mae y Freddie Mac.

Estas dos entidades financieras semipúblicas han sido históricamente una bestia negra para los conservadores, que quieren acabar con ellas.

En el grupo de Thomas se encuadran Peter Wallison, del conservador American Enterprise Institute, Keith Hennessey, ex asesor de George Bush, y Douglas Holtz-Eakin, ex director de la Oficina Presupuestaria del Congreso. Estos consideran que tras la explosión de la burbuja los bancos se vieron afectados por que no estaban preparados para soportar el shock.

Es algo que contrasta con la postura de los demócratas de la Comisión, que durante las audiencias en las que han comparecido banqueros, inversores y políticos han hablado de fraude y malas prácticas de la banca.

Tal y como han filtrado uno de los comisarios a The Huffington Post, los republicanos propusieron, sin éxito, hace un mes eliminar las palabras "Wall Street", "banca en la sombra", "interconexión" y "desregulación" del informe final. Preguntado por ello en Bloomberg TV, Thomas evitó dar una respuesta, pero en el informe de conclusiones de nueve páginas presentado ayer, curiosamente, no se mencionan ninguna de estas palabras. Thomas tampoco contestó si aún hablaba con Angelides.

Reino Unido ideó un plan de rescate global

El Gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, estaba en marzo de 2008 tan preocupado con la salud de la banca mundial que, antes de que la crisis saltara por los aires en septiembre de ese mismo año, estuvo diseñando un plan para ayudar al sistema financiero con fondos provenientes de países ricos, EE UU, Reino Unido, Suiza y Japón.

Los planes de King se recogen en algunos de los documentos de la embajada estadounidense expuestos por Wikileaks y que el lunes publicó The Guardian.

King dijo al entonces embajador estadounidense, Robert Tuttle, y al subsecretario del Tesoro, Robert Kimitt, que era necesario un esfuerzo "coordinado" para "posiblemente recapitalizar el sistema bancario global" y tener un plan para eliminar los activos tóxicos de los balances de la banca.