Asesor económico de Obama

Summers se va de Washington pidiendo más inversión en infraestructuras

Larry Summers, el influyente asesor económico de Barack Obama, se despidió ayer en público de su puesto como presidente del Consejo Económico Nacional (NEC) con un discurso en el que, entre otras cosas, abogó por una mayor inversión en infraestructuras para dinamizar la economía del país. Summers dijo en el Instituto de Política Económica que la prioridad de Washington para 2011 debería ser poner en marcha un "esfuerzo sustancial y sostenido para reconstruir América".

"En un momento en el que los tipos de interés reales incluso a 30 años son inferiores al 2%, el paro en la construcción está cercano al 20% y los costes de los materiales de construcción deprimidos, ¿qué mejor momento para invertir en la renovación y mejora de las infraestructuras de nuestra nación?", reflexionó Summers.

Antes de volver a Harvard, como anunció antes de las elecciones, el asesor del presidente y ex secretario del Tesoro con Bill Clinton, explicó que estas inversiones junto a un mayor esfuerzo exportador y las ayudas a parados y estímulos a las pymes son básicas para impulsar el país. Summers, advirtió de los peligros del déficit, pero no dejó de citar a Keynes y explicó que en un momento en el que las empresas y los consumidores siguen recomponiendo sus balances, "es justo y necesario que el Gobierno actúe para contrarrestar el desapalancamiento privado".

Summers ayudó a diseñar el estímulo fiscal de Obama, un programa del que se esperaba más gasto en infraestructuras del que finalmente terminó incluido en el paquete.

Sustitutos

La lista de sustitutos de Summers al frente del Consejo Nacional Económico se reduce a tres: el asesor del Tesoro, Gene Sperling, el presidente de Yale, Richard Levin y Roger Altman ex subsecretario del Tesoro con Clinton y banquero en una pequeña firma de inversión.