Los operadores alternativos pagarán menos a Telefónica

La CMT rebaja los costes para aumentar la competencia en ofertas a empresas

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) está decidida a sacar adelante las reformas más importantes en el esquema de precios que cobra Telefónica a sus rivales por darles acceso a sus redes. Hace pocas semanas, el consejo del regulador aprobó fuertes rebajas en las tarifas de interconexión, las que se pagan para dar voz, y ahora le ha tocado el turno a las conexiones con la red troncal de Telefónica. De esta forma, el regulador se asegura de que estos temas están definidos antes de que la aprobación de la Ley de Economía Sostenible abra el proceso de cambios en la presidencia y el consejo del regulador, lo que puede dar lugar a algunos retrasos en la toma de decisiones.

Por eso, la CMT aprobó en su último consejo la nueva oferta de referencia de líneas alquiladas -ORLA-, donde constan los precios que Telefónica cobra a sus rivales por darles acceso a su red troncal. Este acceso es clave para dos servicios: el que se da a empresas y la conexión con centrales del ex monopolio para dar desde allí servicios de banda ancha a los clientes.

Las rebajas en los precios van del 15% al 40% sobre lo que ahora cobra Telefónica, según la resolución, a la que ha tenido acceso este diario, y tienen como principal objetivo mejorar la competitividad en las ofertas que se hacen a los clientes empresariales, un segmento en el que el ex monopolio tiene una cuota de mercado más elevada que en el resto de negocios. El principal beneficiado es BT, que solo se dedica al mercado corporativo.

En segundo lugar, la rebaja de las conexiones con las centrales pretende animar a los operadores alternativos -Vodafone, Jazztel y Orange- a aumentar la cobertura de banda ancha con red propia, ya que recorta los pagos a Telefónica en las conexiones entre la central y la red que se deben pagar cuando no se llega con fibra. Al reducir el coste, la meta es que sea rentable llegar a más centrales.