Amplía hasta 2018 las ayudas a las minas

El Gobierno está "razonablemente satisfecho" con el nuevo reglamento del carbón

El Gobierno está "razonablemente satisfecho", según el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, con el nuevo reglamento aprobado ayer por la Comisión Europea sobre el carbón y que permite que las minas no eficientes reciban ayudas hasta el 2018. El texto mejora "sustancialmente" la propuesta inicial del Ejecutivo comunitario, que marcaba en 2014 el final de esas ayudas.

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, ha recibido con "razonable satisfacción" el reglamento aprobado ayer por la Comisión Europea sobre el carbón. Un texto que permite que las minas no eficientes reciban ayudas hasta el año 2018.

Según explicó el ministro, en un corrillo con la prensa en los pasillos del Congreso de los Diputados, el reglamento supone una mejora "sustancial" de la propuesta inicial del ejecutivo comunitario, que fijaba en 2014 el final de esas ayudas, algo que, recordó Sebastián, era "inaceptable" para España.

Por ello, precisó, desde el pasado mes de julio han trabajado con otros socios europeos, "fundamentalmente" Alemania, para cambiar esa propuesta de Bruselas, algo que se ha conseguido y por lo que "estamos razonablemente satisfechos con el cambio", reiteró el titular de Industria, Turismo y Comercio.

En su opinión, el nuevo reglamento mejora la versión inicial en tres aspectos: alarga en cuatro años el plazo para quitar las ayudas, fija una senda "más gradual y razonable" para su desaparición, y su eliminación debe ser por país y no por mina.

Respecto a la senda, indicó que la anterior propuesta de la Comisión Europea era que en 2012 se redujesen en un 33% las ayudas y que en 2014 desapareciesen completamente.

Sin embargo, ahora lo que se ha aprobado es que en 2014 la reducción de las ayudas sea del 25%, detalló Miguel Sebastián.

En cuanto a que su eliminación sea por país, y no por mina o empresa, resaltó el ministro que da "una gran flexibilidad, algo que los sindicatos comparten con nosotros".

Ahora lo que hay que hacer, sostuvo, es ponerse a trabajar en el nuevo plan del carbón 2012-2018, algo que se hará a lo largo del año que viene y negociándolo con los sindicatos y las empresas mineras.

"Lo que hay que buscar es un marco de futuro para las cuencas mineras, tenemos tiempo suficiente y con este reglamento tenemos los mimbres suficientes para poder hacer un buen plan del carbón, que sea razonable y con el horizonte del 2018", concluyó Sebastián.