Desde 'Ba3'

Moody's eleva hasta 'Ba1' la calificación de riesgo soberano de Uruguay

La agencia de calificación estadounidense Moody's elevó hoy en dos grados la calificación de riesgo soberano de Uruguay, que pasó de 'Ba3' a 'Ba1', lo que dejó al país a un solo paso de lograr el grado de inversión, informó la empresa en un comunicado.

La decisión de Moody's de elevar el grado de las calificaciones de riesgo soberano de Uruguay se sostiene por el fortalecimiento de su capacidad de crédito debido a una estructura de la deuda gubernamental que se caracteriza por "riesgos moderados" a una posible refinanciación de la deuda, señaló la consultora con sede en Nueva York.

Además, para la empresa, cuyas calificaciones son criticadas por muchos desde que impusiera la máxima calificación crediticia a empresas vinculadas al estallido de la crisis en 2008, Uruguay presenta una baja vulnerabilidad ante posibles crisis financieras y unas perspectivas de crecimiento económico sostenido y estabilidad macroeconómica.

"En general, el progreso observado en los indicadores fiscales y de deuda de Uruguay, combinados con una perspectiva de desarrollo continuado justifican una alta calificación Ba", afirmó el vicepresidente del grupo de riesgo soberano de Moody's, Mauro Leos.

El perfil a largo plazo de las deudas del país, unido a unas "necesidades modestas de financiación y unas fuertes reservas de liquidez", mitigan "el potencial impacto de un crisis en el mercado cambiario, a pesar del relativamente alto porcentaje en divisas de la deuda de Uruguay", sentenció la calificadora.

"Los plazos de caducidad la deuda media uruguaya superan los 12 años, unos de los más largos de todo el espectro soberano. El gobierno enfrenta bajos riesgos de refinanciación, ya que menos del 5 por ciento de la deuda caducará cada año en el período 2011-2015", añadió Moody's en su comunicado.

"La calificación de Uruguay está sostenida por una menor susceptibilidad al riesgo, que refleja su reducida exposición económica y financiera a crisis regionales, particularmente aquellas originadas en Argentina", subrayó Leos.

Además, Moody's justificó esta rebaja en la calificación por el crecimiento económico del país por encima de la media en los últimos años y las expectativas de seguir haciéndolo de forma continuada, aunque menos pronunciada, en los próximos años.

"Estas perspectivas favorables se deben a una tendencia al alza en la proporción entre inversión-producto interno bruto, unos flujos fuertes de inversión extranjera directa y la influencia positiva del crecimiento de Brasil", indicó la empresa.

Además, la continuidad política y lo previsible de las políticas, siguen siendo un elemento clave para la calificación soberana de Uruguay.

"Un fuerte consenso en la necesidad de preservar políticas económicas conservadoras está presente, y durante la administración del presidente José Mujica virtualmente no hubo desviaciones de políticas que, durante casi una década, han creado estabilidad macroeconómica y responsabilidad fiscal", señaló el vicepresidente.

Moody's advirtió en ese sentido que "preservar esas tendencias será necesario, aunque no suficiente, para garantizar mejoras adicionales en la calificación", algo que "no parece que vaya a ocurrir en un plazo próximo".

El pasado mes de septiembre la calificadora de riesgo Standard and Poor's también elevó la nota del crédito soberano y los bonos del Estado de Uruguay y los dejó muy cerca del grado de inversión.