Comunicado

Amazon niega que el bloqueo a Wikileaks se deba a la presión de EE UU

La empresa Amazon.com ha negado este viernes que su decisión de retirar el soporte técnico a la página de Internet de WikiLeaks, que ha publicado información clasificada sensible del Gobierno de Estados Unidos, haya sido resultado de la presión de las autoridades norteamericanas.

"Ha habido noticias según las cuales una comisión de investigación del Gobierno nos ha obligado a dejar de prestar servicios a WikiLeaks. Eso es impreciso", aseguró la compañía en un comunicado emitido esta pasada noche.

"También ha habido noticias según las cuales se debió a grandes ataques DDOS (de denegación de servicio). Eso también es impreciso. De hecho hubo grandes ataques DDOS, pero nos defendimos con éxito contra ellos", agregó.

Amazon precisó que dejó de albergar la web de WikiLeaks porque había violado las condiciones de servicio y por presiones de la Comisión de Seguridad Interior del Senado de Estados Unidos. Una delegación del presidente de la comisión, Joe Lieberman, había interrogado el pasado martes a Amazon sobre su relación con WikiLeaks y pidió al resto de compañías que brindan servicios de alojamiento de datos que boicoteasen la web.

WikiLeaks acudió a Amazon para mantener su página disponible después de que los piratas informáticos intentaran inundarlo con peticiones de servicio y evitar que otros usuarios accedieran a la información clasificada. WikiLeaks ha asegurado que ahora tiene su información alojada en servidores en Europa.

En su comunicado de anoche, Amazon indicó que sus Servicios Web Amazon (AWS, por su sigla en inglés) alquilan las infraestructura informática basándose en el autoservicio. AWS no realiza estudios previos de sus clientes, pero tiene términos de servicio que deben cumplirse. "WikiLeaks no los estaba cumpliendo. Hay varias partes que estaban violando", dijo la compañía.

Por ejemplo, explicó que de acuerdo con sus términos de servicio, un cliente debe garantizar que posee o controla todos los derechos del contenido y que el uso de ese contenido no provocará daños a alguna persona o entidad. "Está claro que WikiLeaks no posee ni controla todos los derechos de los contenidos clasificados", indicó Amazon.

"No es creíble que el volumen extraordinario de 250.000 documentos clasificados que WikiLeaks está publicando pueda haber sido cuidadosamente redactado de manera tal que se garantice que no ponen a gente inocente en peligro", agregó.