Indicador

El paro de EE UU creció más de lo esperado en noviembre

Las cifras que ha dado a conocer el viernes el Departamento de Trabajo han sido el mal café de la mañana para EE UU. La economía del país apenas permitió crear 39.000 empleos nuevos el pasado mes de noviembre, un dato que se queda muy lejos de las previsiones de unos analistas que esperaban más de 140.000 nuevos puestos de trabajo.

La tasa de paro, que se ha mantenido en los últimos tres meses en el 9,6%, vuelve a remontar para quedar en el 9,8% a apenas un mes del cierre de un mal año para el mercado laboral estadounidense. Es el porcentaje más alto desde abril.

El informe dejó heladas a unas bolsas en las que se estaba preparando la última jornada de la semana. Los futuros se dieron la vuelta tras conocerse los primeros detalles del paro y todos los índices apuntaban a una apertura a la baja.

Las cifras de noviembre son un recordatorio de lo frágil y desequilibrada que está siendo una recuperación económica que en 17 meses apenas ha variado el mapa del desempleo desde que se llegó a lo peor de la Gran Recesión. Las empresas privadas apenas añadieron a sus plantillas 50.000 puestos de trabajo nuevos el mes pasado y en el sector público, muy perjudicado por los déficits de los estados, se perdieron unos 11.000 empleos. Son avances muy pequeños que no solucionan el problema más importante de la economía de EE UU, una alta y persistente tasa de paro pese a la flexibilidad laboral del país.

Adicionalmente, supone un revés a las expectativas de que haya una remontada como se creía que podía llegar tras los buenos datos de los dos últimos meses. En octubre, de hecho, se crearon -según cifras revisadas?170.000 puestos de trabajo y no los 1501.000 inicialmente estimados.

Actualmente hay pues 15 millones de personas que no encuentran trabajo y solo quien busca empleo temporal en el sector servicios o en la sanidad pueden tener expectativas de encontrarlo, como se refleja en la estadística de noviembre.

En el sector industrial (donde los sueldos suelen ser más altos) hay señales de agotamiento, en este sentido pese a la mejora en el sector de la automoción, se destruyeron 13.000 puestos de trabajo. En la construcción, el sector más perjudicado por la crisis 5.000 personas perdieron su trabajo y pese a que el pasado mes se calentaban los motores para la temporada de compras, en los comercios han prescindido de 28.100 empleados.

El paro de larga duración (que afecta a quienes no tienen empleo durante más de 27 semanas) afecta ya a 6.3 millones de personas, casi el 42% del total. Y nueve millones de personas trabajan a tiempo parcial porque no encuentran nada mejor.

La tasa de paro ha estado por encima del 9% desde mayo de 2009, es el mayor periodo desde la II Guerra Mundial y la Reserva Federal calcula que se va a mantener alto durante buena parte de 2011. Su presidente, Ben Bernanke, ha dicho hace unos días que la creación de empleo es uno de los mayores problemas que afronta un país en el que el debate político, sin embargo, está girando en torno a los problemas creados por la deuda y el déficit.