Es una de las tres instituciones que aporta recursos a la aerolínea

La Cámara de Girona deja de subvencionar a Ryanair por la supresión de cuotas

La Cámara de Comercio de Girona dejará de aportar dinero para subvencionar la permanencia de Ryanair en el aeropuerto Girona-Costa Brava, tras la supresión de las cuotas obligatorias que pagaban las empresas a las entidades camerales.

La eliminación de las cuotas obligatorias, con las que se cofinancia en un 60% el presupuesto las cámaras de comercio, perjudicará directamente a las pequeñas y medianas empresas, que son las que reciben la mayor parte de los servicios que prestan las cámaras, ha manifestado el presidente de la Cámara de Comercio de Girona, Domenech Espadaler.

En este sentido, Espadaler ha anunciado que si deben recortar su presupuesto en más del 50%, no tendrán recursos para destinarlos a proyectos como Ryanair.

La Cámara de Comercio de Girona, junto con la Diputación de Girona y la Generalitat, son las tres entidades que, según el convenio vigente, deben aportar recursos a Ryanair a cambio de publicidad y promoción turística.

El acuerdo estaba apunto de renovarse antes de las elecciones para que la compañía mantuviera los vuelos desde Girona, pero ahora con esta nueva situación puede quedarse sin parte de su financiación.

"Esto no podrá continuar, si ahora ya teníamos complicado financiar lo que estaba pidiendo Ryanair, pues ahora la Cámara será una de las que no podrá ayudar, hasta ahora lo hemos hecho. Lo hemos hecho desde el primer día y estamos orgullosos de haberlo hecho, y nos gustaría poder continuar, pero vemos difícil poderlo hacer con los recursos que nos quedarán", ha indicado el presidente de la entidad.

Según Espadaler, este no será el único recorte, tampoco podrán mantener otras aportaciones a instituciones feriales y al auditorio, entre otras.

La Cámara de Comercio preveía para 2011 unas cuentas de 3,2 millones de euros pero si se elimina la obligatoriedad de pagar cuotas esta cantidad quedará reducida en 2 millones de euros.

Según las Cámaras de Girona, Sant Feliu de Guíxols y Palamós, "contradictoriamente a la finalidad que se busca de favorecer la recuperación de puestos de trabajo, la propuesta de suprimir el recurso obligatorio de las Cámaras producirá un importante perjuicio a la redistribución de riqueza que hacen las empresas.