Contactos para una fusión

Multicaja y Cajalón sopesan crear una gran caja rural aragonesa

Multicaja y Cajalón han autorizado a sus cúpulas para sopesar las posibilidades de una fusión. De momento, se ha decidido encargar un estudio sobre viabilidad de la operación a una consultora. Caja Rural de Teruel, la otra cooperativa de la región, se mantiene al margen.

El proceso de concentración en el sector de las cajas rurales prosigue. Las consejos de la Caja Rural Aragonesa y de los Pirineos (Multicaja) y de la Caja Rural de Aragón (Cajalón) acaban de autorizar a sus respectivos presidentes y directores generales a explorar la viabilidad de una posible operación de fusión.

De momento, las cúpulas de ambas entidades han aprobado encomendar un estudio de viabilidad a una consultora. Fuentes conocedoras de las negociaciones insistieron en que las conversaciones son todavía preliminares y que todavía no se sabe si se optará por una fusión tradicional o una fórmula más flexible.

Caja Rural de Teruel se mantiene al margen del proyecto. Fuentes de esta última entidad indicaron que no han sido informados sobre la fusión ni invitados a participar.

Multicaja cuenta con 210 oficinas y 638 empleados, de acuerdo con datos recabados por la Unacc. La entidad cuenta con agencias, además de en su Huesca natal, en Zaragoza y Lérida. A raíz de la absorción el año pasado de la catalana Caja de Abogados, también está presente en las ciudades de Barcelona, Tarragona, Valencia y Madrid. Al cierre del pasado año su activo ascendía a 3.060 millones de euros y el beneficio a 8,7 millones.

Cajalón, por su parte, tiene 452 empleados y 152 locales repartidos por Zaragoza, su provincia de origen, Huesca, Teruel y La Rioja. El pasado ejercicio reunió 2.827 millones en activos y cosechó un resultado de 7,3 millones.

De prosperar las negociaciones, Multicaja y Cajalón crearían la quinta caja rural de España por activos.

Aunque de forma pausada, las cooperativas de crédito han presenciado varias fusiones en el último año y medio. Cajamar fue la primera en mover pieza, al constituir el Grupo Cooperativo Cajamar con cinco rurales valencianas (Caja Campo, Casinos, Albalat, Petrer y Turís). Adémás, la pasada primavera protagonizó una fusión tradicional con Caixa Rural Balears.

Ya en el seno del Grupo Caja Rural, las cooperativas de Ciudad Real, Albacete, Cuenca y La Roda han puesto en marcha el proyecto Dulcinea que alumbrará una gran caja rural manchega de Castilla-La Mancha. Aparte, la sevillana Rural del Sur ha anunciado que constituirá un grupo cooperativo junto a la Rural de Extremadura. Ruralcaja, por su parte, lidera el Grupo Cajas Rurales del Mediterráneo (CRM) en el que participan otras 18 entidades de la Comunidad Valenciana.

Al margen de estas operaciones, los socios del Grupo Caja Rural desarrollan a modo de paragüas dos sistemas institucionales de protección (SIP) de espectro más amplio. El primero está liderado por las rurales de mayor peso pertenecientes a la Asociación Española de Cajas Rurales (AECR) (Ruralcaja, Navarra, Sur y Granada) y cuenta con el consejo de Uría y la consultora Management Solutions (MS). El segundo, que implica a las firmas de carácter comarcal, está asesorado por AFI.