Crisis en la Unión Monetaria

La Casa Blanca ve positiva la petición de asistencia por Irlanda

El portavoz de Obama rechaza especular sobre otros países.

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, dijo ayer que la Administración de EE UU daba la bienvenida a la intención de Irlanda de pedir ayuda y a la disposición de las autoridades europeas por lidiar con la crisis. En su comparecencia diaria ante la prensa, Gibbs explicó que la ayuda a la isla es algo "saludable". "Que los europeos actúen rápidamente para acabar con los problemas en Irlanda es una buena noticia", dijo.

Gibbs rechazó especular sobre si EE UU considera que otros países como Portugal y España serán los siguientes en tener que pedir asistencia al resto de la UE y el FMI. Barack Obama, el presidente del país, ha sido mantenido al día en lo referente a la crisis irlandesa ya que ha sido una de las cuestiones que se han tratado en sus despachos diarios con sus asesores económicos.

Desde el otro lado del Atlántico una lo que más interés despierta en el sector privado es el pliego de condiciones a Irlanda en lo referente al capítulo fiscal. La isla tiene el impuesto de sociedades más bajo de Europa (el otro país en semejantes circunstancias era Islandia) y muchas multinacionales temen que se vea forzada a elevar el tipo impositivo. En Google, que usa este país como base y aprovecha todos los agujeros fiscales que proveen otras jurisdicciones tanto en Europa como en el Caribe, se ha recordado que es precisamente ese trato fiscal el mayor atractivo para estar en Irlanda.

Desde un banco de inversión que pidió el off the record se explicó ayer que ese trato fiscal a las corporaciones (12,5%) es precisamente "uno de los pilares del crecimiento de Irlanda" por lo que en este momento es desaconsejable modificarlo. Las previsiones pasan por que el país, que se considera solvente, se pueda recuperar del revés propinado por sus bancos en tres años sin necesitar toda la ayuda de la UE y el FMI. Pero para ello "es importante que crezca y en ese sentido será difícil que lo haga si se endurece su régimen fiscal". Los analistas, creen que una vez que la economía se estabilice podría podrían nivelar los tipos fiscales a un ratio similar a otros países de su entorno".

A la espera de pocos cambios en la fiscalidad

La presión europea para incrementar la fiscalidad de las sociedades en Irlanda es equivocada". Bajo este título, Randall Henning, analista del Peterson Institute for International Economics de Washington, daba razones para que no se exigiera al Gobierno de Brian Cowen cambiar su fiscalidad. Una de ellas es que el problema de la isla es el agujero abierto por la banca en la economía, pero subiendo los impuestos "no se va al fondo de los problemas de las entidades". "Hay otras formas de ingresos, más allá del impuesto de sociedades, que pueden resolver problemas sin herir la competitividad del país", explicaba.

Este consultor cree que dada la mala experiencia del FMI en Asia exigiendo condiciones estructurales, en este caso puede no demandarlas pese a la presión de los socios de la UE