Foro CincoDías

Hacienda rechaza subir la fiscalidad empresarial y los impuestos especiales

Niega que exista mayor celo inspector hacia las compañías catalanas.

Carlos Ocaña respondió con un contundente "no" a la pregunta de si el Gobierno elevaría el impuesto sobre sociedades. La respuesta del secretario de Estado de Hacienda en el Foro CincoDías tranquilizó a los empresarios y a la patronal CEOE, que temía que en la previsión de ingresos del impuesto sobre sociedades para el año 2011 se hubiera incluido una subida impositiva aún no anunciada.

Por otro lado, Hacienda mantiene que el tributo que grava los beneficios empresariales no sufrirá un recorte de tipos. Y si bien Carlos Ocaña ha defendido en diversas ocasiones "limpiar" de deducciones el impuesto sobre sociedades, el Gobierno se plantea a corto plazo ningún cambio en un tributo que aportará al Estado este año en torno a 14.650 millones de euros, 5.500 millones menos de lo previsto inicialmente por el Gobierno.

De hecho, por primera vez desde 1999, los ingresos derivados de la fiscalidad empresarial serán inferiores a los impuestos especiales, tributos que Ocaña aseguró que tampoco subirán en 2011. Sin embargo, en este aspecto, las dudas son mayores, ya que el Gobierno nunca anuncia con antelación un aumento de los impuestos especiales.

Ocaña asegura que la disparidad de tipos en el IRPF no elevará el fraude fiscal

Ocaña, respecto a la subida del IVA -incremento que definió como un acierto-, alertó de que si el Gobierno no hubiera optado por esa medida fiscal, los mercados y la presión internacional habrían exigido un tipo impositivo más alto. El secretario de Estado de Hacienda quiso desvincular el aumento del IVA en julio del estancamiento de la economía en el tercer trimestre y alegó que el efecto sobre el consumo "no ha sido relevante". Aun así, reconoció que los contribuyentes habían adelantado sus decisiones de compra de productos como la vivienda o los coches para sortear el alza fiscal.

Acerca del tributo más importante por recaudación, el IRPF, Ocaña aseguró que no le preocupa la disparidad de tipos impositivos entre distintos territorios. A partir de 2011, las rentas superiores a 175.000 euros tributarán al 49% en Cataluña, al 48% en Andalucía o Extremadura y en Madrid aplicarán el gravamen más bajo, del 44,9%. El secretario de Estado de Hacienda rechazó que esta asimetría pueda alentar la deslocalización de personas físicas o elevar el fraude para tributar en territorios con menor fiscalidad. Con todo, un contribuyente que gane 699.000 euros -el sueldo medio de un directivo del Ibex- pagará en Cataluña 20.800 euros más por renta que en Madrid.

Por otra parte, Ocaña aseguró que "es falso" que la Agencia Tributaria -organismo que él preside- realice más inspecciones fiscales en Cataluña que en el resto de comunidades, como denunció el domingo el líder de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), Joan Puigcercós. Y argumentó que tales declaraciones obedecían "al calor de la campaña electoral catalana". Puigcercós aseguró que mientras las empresas catalanas sufren continuas inspecciones fiscales, en Andalucía "no paga impuestos ni Dios".

El secretario de Estado de Hacienda también defendió la necesidad de reformar el sistema de pensiones, que definió "como obsoleto". Aunque, a renglón seguido, matizó que la situación actual de la Seguridad Social no es todavía preocupante.