Reconoce los contactos internacionales

Irlanda quiere una solución "calmada y racional" y niega que haya solicitado un rescate

El primer ministro irlandés, Brian Cowen, aseguró hoy que su Gobierno quiere hallar una solución "creíble" y eficiente" a sus problemas deficitarios y de deuda, pero insistió en que no ha solicitado ayuda económica a la Unión Europea (UE).

El primer ministro irlandés Brian Cowen
El primer ministro irlandés Brian Cowen

En una declaración ante el Parlamento de Dublín (Dáil), Cowen calificó de "mal documentadas e inexactas" las informaciones que indican estos días que Irlanda ha solicitado "ayuda exterior".

"Dadas las actuales condiciones del mercado, ha habido contactos a nivel oficial con nuestros socios internacionales", señaló el "Taoiseach" (primer ministro), quien reconoció que su Gobierno debe generar ahora "confianza" entre los inversores.

"El Ministerio de Finanzas está continuamente en contacto con estos organismos", dijo Cowen al referirse a la UE, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo. "Los contactos han sido particularmente intensos antes de la presentación de los presupuestos generales (para 2011) y el plan de ajuste cuatrienal", comentó.

Su comparecencia coincide con las reuniones que están manteniendo durante toda la jornada representantes de la UE, el FMI y el Banco Central Europeo para tratar de encontrar una solución a la crisis irlandesa.

"Revierte en el interés de todos -explicó el primer ministro- que encontremos una solución creíble, eficiente y que, sobre todo, ofrezca confianza en los mercados".

Los mercados de la deuda continúan ejerciendo presión sobre la economía de este país al mantener el bono irlandés a 10 años, el principal referente sobre el riesgo de una suspensión de pagos, por encima del 8 por ciento.

Cowen reiteró también que Irlanda tiene cubiertas sus necesidades económicas hasta mediados del próximo año y que su plan cuatrienal de ajustes, que será presentado la próxima semana, generará un ahorro de 15.000 millones de euros y reducirá el déficit hasta el 3% de Producto Interior Bruto (PBI) en 2014.

La primera fase de ese plan comenzará a rodar el próximo 7 de diciembre con la presentación de los presupuestos generales para 2011, en los que se incluyen recortes valorados en 6.000 millones de euros.

"Este no es un objetivo inalcanzable y trabajando juntos, con nuestros socios, de una manera calmada y racional, podemos resolver estos asuntos y lograr estabilidad financiera a medio y largo plazo", agregó el "Taoiseach".

Aunque Irlanda quiere evitar que la ayuda financiera que le han ofrecido sus socios de la zona euro sea empleada para sanear sus arcas públicas, sí podría aceptar un paquete destinado a rescatar su sector bancario, cuya factura final, estimada en 50.000 millones de euros, ha disparado el déficit público hasta el 32% del PIB.

El Ejecutivo de Dublín podría evitar así que se pacte un duro paquete de reformas y condiciones con sus acreedores, que es el requisito asociado al empleo del mecanismo de asistencia financiera aprobado por la Unión Europea la pasada primavera, tras la crisis de Grecia.

La ayuda a Irlanda oscilaría entre 80.000 y 100.000 millones, según 'The Wall Street Journal'

Altos funcionarios europeos están sopesando un plan de rescate para Irlanda de entre 80.000 y 100.000 millones de euros y, separadamente, otra ayuda de importe inferior para su presionado sistema bancario, asegura el diario The Wall Street Journal.

Según la información recogida por este periódico, el Fondo Monetario Internacional también jugaría un papel en el rescate.