Cambio de estrategia

Gerry Adams se presentará a las elecciones generales en Irlanda

El presidente del Sinn Fein, Gerry Adams, se presentará a las próximas elecciones generales en Irlanda, lo que representa un significativo cambio de estrategia política de uno de los históricos dirigentes republicanos de Irlanda del Norte.

Gerry Adams, que optará a un escaño por el condado de Louth (fronterizo con Irlanda del Norte), abandonará previamente su puesto en la Asamblea norirlandesa, pero mantendrá su asiento en la Cámara de los Comunes, la cámara baja del Parlamento británico.

La BBC y la agencia local de noticias PA informaron de que Adams hará el anuncio durante una reunión que tiene previsto celebrar en las próximas horas con militantes republicanos.

Adams es un histórico dirigente del Sinn Fein (el brazo político del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés -IRA-) y fue una pieza clave para alcanzar el Acuerdo de Paz del Viernes Santo de 1998 que puso fin al conflicto violento en Irlanda del Norte.

Hasta ahora ha desarrollado su carrera en la provincia británica de Irlanda del Norte y su intención de lograr un escaño en el Dáil (Parlamento irlandés) es interpretada por los medios locales como un intento de volver al centro de la atención política.

Desde los acuerdos de paz, la figura de Adams se ha difuminado en favor de su mano derecha, Martin McGuinnes, que se ha convertido en la referencia del Sinn Fein tanto en la Asamblea norirlandesa como en el Gobierno, donde ocupa el cargo de viceprimer ministro.

A sus 62 años, dicen estos medios, Adams ha decidido iniciar una nueva etapa al sur de la frontera y lo hará en las elecciones que deben celebrarse a más tardar a mediados de 2012.

El primer ministro irlandés, Brian Cowen, tiene el mes de julio de 2012 como fecha límite para esos comicios, pero la grave crisis económica que sufre el país podría adelantar la convocatoria.

Adams optará al escaño de Louth, un condado que actualmente está en manos de Arthur Morgan, un representante del Sinn Fein que ha anunciado su decisión de no volver a presentarse.

Si lo gana, hará historia porque no hay ningún precedente moderno de un político que ocupe un escaño a la vez en el Parlamento del Reino Unido y en el Parlamento de Irlanda.