La BBC asegura que ya existen contactos preliminares entre Irlanda y la UE

Así funciona el Fondo de rescate de la Unión Europea

Irlanda parece a punto de convertirse en el primer país que se ve obligado a solicitar un préstamo al Fondo Europeo de Estabilización Financiera, esa caja común de la zona euro dotada con 440.000 millones de euros, creada a raíz de la crisis griega y que nunca se ha utilizado hasta ahora.

El Fondo se activará si Dublín solicita la ayuda, cifrada por algunas fuentes en torno a los 60.000 millones de euros, y demuestra que no puede obtener financiación en el mercado a "precios aceptables", premisa que con un tipo de interés cercano al 10% en los bonos irlandeses ya parece cumplirse. España avalaría el 11% del préstamo, es decir, unos 6.600 millones.

El siguiente paso es la negociación de las condiciones del préstamo con la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

Las condiciones se plasmarán en un Memorandum de entendimiento que debe ser aprobado por los ministros de Economía de la zona Euro por unanimidad.

Los ministros también decidirán por unanimidad la cuantía del préstamo, el plazo de madurez, los tramos de entrega y el tipo de interés.

A continuación, el FESF necesita varios días para preparar la emisión de bonos por una cuantía equivalente al préstamo. La emisión cuenta con la máxima calificación de las tres agencias de rating.

El dinero se entrega al país en dificultades con un recargo del 3,5% al 4,5% y con un plazo de devolución que podría oscilar entre tres cinco y años.

Irlanda, además, podría solicitar ayuda a la Comisión Europea, que dispone de otro mecanismo dotado con 60.000 millones de euros.

La BBC asegura que ya existen contactos preliminares

Según informó hoy la cadena pública británica BBC, el Gobierno de Irlanda ya estaría manteniendo conversaciones preliminares con las autoridades económicas de la Unión Europea sobre un eventual plan de rescate financiero del país.

Las fuentes citadas por la BBC aseguraron que la cuestión ahora no es si Dublín solicitará formalmente la ayuda del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera sino cuándo lo hará y que la cifra que se baraja está entre los 60.000 y los 80.000 millones de euros.

La información se dio a conocer un día después de que el primer ministro irlandés, Brian Cowen, negara que su Gobierno haya solicitado a la UE la aplicación del Fondo de Estabilidad para hacer frente al pago de su deuda y que haya negociaciones secretas en Bruselas.

Cowen rechazó las comparaciones con el caso griego y subrayó que Irlanda tiene cubiertas sus necesidades de financiación hasta mediados de 2011, por lo que no tiene que recurrir a los mercados.

"No hemos efectuado solicitud alguna de dinero", insistió el primer ministro en declaraciones a los medios irlandeses.

"No tenemos que pedir prestado dinero alguno para hacer frente a la deuda soberana, los asuntos soberanos que afectan al Gobierno y la gestión del país", añadió el primer ministro irlandés.

En la misma línea, el director ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, indicó hoy que Dublín puede hacer frente a sus problemas fiscales y que la institución que dirige no ha recibido una petición de ayuda por parte de Irlanda.

"No he estado en contacto con Irlanda. Hasta el momento no he tenido una petición y creo que Irlanda se puede manejar bien", dijo Strauss-Kahn a la prensa durante la cumbre de la APEC en Japón.

Strauss-Kahn añadió que el FMI estaría dispuesto a ayudar a Irlanda si el país lo necesitara, pero insistió en que "hasta ahora las cosas se mantienen sin cambios", al tiempo que dijo desconocer si Dublín mantenía conversaciones con Bruselas.

La información de la BBC coincide con la difundida por el diario irlandés The Irish Times, que matizó que altos funcionarios del país han mantenido "conversaciones de contenido técnico" sobre el procedimiento a seguir en el caso de que produzca la solicitud de ayuda del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera.

Según este diario, estas conversaciones se producen en el marco de los contactos informales entre Bruselas, Berlín y otras capitales para evaluar su disposición a activar el fondo de rescate.

Otras informaciones difundidas por medios británicos señalaron en las últimas horas que esas conversaciones están muy adelantadas y que es muy probable que Irlanda reciba la ayuda, seis meses después de que Grecia recibiera un paquete de 110.000 millones de euros.

La presión en los bonos soberanos irlandeses se suavizó el viernes, después de que Francia, Alemania, Italia, España y el Reino Unido, emitieran un comunicado afirmando que los titulares actuales de la deuda en euros no se verían afectados negativamente si la UE aplica un mecanismo que permita a los países reestructurar su deuda.

El ministro irlandés de Finanzas, Brian Lenihan, manifestó tras esta declaración de los socios europeos que queda claro que "cualquier posible implicación del sector privado en ese mecanismo no es aplicable a la deuda pendiente ni a cualquier fondo vigente".

"Cualquier nuevo mecanismo solamente entraría en vigor en la segunda mitad de 2013. Por lo tanto, esto no tendría ningún impacto sobre el marco actual", agregó Lenihan.