"La reforma laboral no se va a tocar"

Gómez afirma que en 2012 se creará más empleo pero no el suficiente

El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, ha afirmado hoy que en 2012 la economía empezará a crear empleo de forma "razonable", aunque no será suficiente para absorber todo el paro que se ha producido en la crisis.

Valeriano Gómez, ministro de Trabajo e Inmigración
Valeriano Gómez, ministro de Trabajo e Inmigración

Durante una entrevista en la Cadena SER, el ministro dijo, en referencia a los datos confirmados hoy por el Instituto Nacional de Estadística del estancamiento de la economía en el tercer trimestre que con un crecimiento interanual del 0,2% no se puede crear empleo.

Recordó que España necesita al menos dos puntos de PIB anual para crear puestos de trabajo y que el Gobierno mantiene su previsión de crear en torno a 30.000 ó 50.000 empleos netos el año que viene, que "es poco, pero es un buen comienzo".

Sobre si hay margen de discusión en el diálogo social, señaló que "más que margen" lo que hay es "más deberes", ya que se debe desarrollar la reforma laboral, discutir sobre las pensiones, la reforma de la negociación colectiva y la de las políticas activas de empleo, que son "complemento inevitable de la reforma laboral".

No obstante, insistió en que el "cuerpo" de la reforma laboral y sus objetivos fundamentales se mantendrán "intactos", aunque mostró su disposición a mantener "algún tipo de diálogo" cuando las circunstancias "lo aconsejen".

En cuanto a los servicios públicos de empleo, opinó que el planteamiento del Gobierno no es penalizar a quienes perciben prestaciones por desempleo, sino mejorar su capacidad.

En este sentido, afirmó que no le gustan las medidas de recortes adoptadas por el Gobierno británico y recordó que en España la prestación media es de 900 euros al mes y que la del subsidio no llega a 500, por lo que no piensa que se prefieran esas prestaciones a trabajar. Subrayó que España no tiene más empleados públicos que cualquier país europeo y dijo que no hay "un problema excesivo del tamaño del Estado".

Recordó que en España trabajan 7.800 personas en todos los servicios públicos de empleo, frente a las 75.000 del Reino Unido, las 70.000 en alemania o 30.000 en Francia y que lo mismo ocurre en la sanidad o la educación.

En referencia a otra prórroga de la ayuda de 426 euros para los parados que hayan agotado la prestación, dijo que el Gobierno tiene la intención de estudiar esta situación, aunque dependerá del presupuesto.

Para Gómez, la solución "ideal" es que dentro de la reforma de las políticas activas hubiera un nuevo programa que combinara "formación, recalificación y reinserción laboral" y que ese fuera el destino habitual durante "la permanencia en el desempleo". En cuanto a los recursos para la formación, afirmó que ahora hay que "quitar" dinero de la formación de los ocupados para llevarlo a la de los desempleados.