Vende la línea férrea de alta velocidad HS1

Reino Unido acelera la privatización de infraestructuras públicas

El acuerdo de venta de la línea férrea de alta velocidad de Reino Unido (High Speed 1) a dos fondos de pensiones canadienses podría acelerar los procesos de privatización de otras infraestructuras públicas del país, como el puerto de Dover, según el Financial Times.

Este rotativo señala que el acuerdo de venta de una concesión de 30 años para operar la línea de alta velocidad que une Londres con el Canal de la Mancha a dos fondos de pensiones canadienses -cifrado en 2.100 millones de libras (2.421 millones de euros)- ha "acelerado" las ventas de activos públicos.

El FT recuerda también que el Ministerio de Trabajo confirmó que se encontraba actualmente en proceso de nombrar asesores para vender la participación estatal en el proveedor de servicio de tráfico aéreo, Nats.

El resultado de la venta del HS1 podría, también, alentar al Gobierno de David Cameron a acelerar el proceso de venta del Puerto de Dover, el de mayor tránsito europeo.

El viernes se anunció que los fondos de pensiones canadienses Borealis Infrastructure y Ontario Teacher's Pension Plan, pagarán 2.421 millones de euros por la citada concesión de la línea de ferrocarril, una cantidad que supera a la cifra que se había estimado en un principio de 1.500 millones de libras (1.729 millones de euros).

El mencionado acuerdo, la primera privatización significativa desde que llegó al poder el Gobierno de coalición de conservadores y liberal demócratas, provocó una fuerte competencia entre cuatro candidatos que pujaron por comprar dicha concesión, según fuentes implicadas cuyos nombres no desvela el FT.

Según el secretario de Estado de Transporte Philip Hammond, la venta, que se completará este mes, supone "una gran noticia para los contribuyentes y para los pasajeros de tren".