ANÁLISIS

El reto de encontrar energía inteligente

La sociedad actual ha alcanzado elevadas cotas de bienestar gracias a los avances científicos y tecnológicos conseguidos. Tenemos ante nosotros una gran responsabilidad: asegurar que este nivel de bienestar que hoy disfrutamos en las sociedades más avanzadas llegue también a la mayoría de las personas con las que compartimos nuestro planeta, y a las generaciones futuras.

Uno de los elementos clave que definen este bienestar es la disponibilidad de energía, el elemento determinante del modelo de desarrollo económico de un país o región y, por tanto, de su desarrollo social.

El entorno energético en el que nos encontramos nos muestra que el mundo seguirá demandando cada vez más energía, que esta energía tendrá que ser de acceso universal y que esta demanda creciente deberá atenderse de forma sostenible y compatible con la estabilidad climática del planeta.

Esto hace que en Repsol, y en todo el sector energético se plantee el doble reto de proporcionar la energía necesaria para el bienestar y el desafío y la obligación de facilitar esta energía de la forma más limpia, segura y respetuosa con el medio ambiente y las personas. Queremos dar a la sociedad una energía inteligente, y para ello no existen herramientas más poderosas que la innovación y la tecnología, utilizadas con vocación de liderazgo y visión estratégica y de futuro.

Repsol trabaja día a día desde todas las áreas, y en especial en su Centro de Tecnología, para dar respuesta a este desafío desde la innovación.

Estamos desarrollando un modelo global en el que coexistan, de forma cada vez más eficiente, todas las energías disponibles, las nuevas y las convencionales.

En este sentido, además de seguir produciendo energía procedente de hidrocarburos de forma cada vez más eficiente y segura, Repsol ha creado la dirección de nuevas energías, con el objetivo de impulsar proyectos tecnológicos relacionados con el desarrollo en bioenergía, como los biocombustibles de segunda y tercera generación, y nuevos vectores energéticos, como la electrificación en el transporte, o las energías renovables.

Esta nueva línea de negocio desarrollará todos estos proyectos orientándolos, además, a conseguir reducir el impacto de nuestra actividad, incluyendo la captura y almacenamiento de CO2.

Debemos ser capaces de aprovechar esa gran fuente de energía que es el talento y la creatividad de nuestra gente, porque estoy firmemente convencido de que sólo seremos capaces de avanzar hacia un futuro sostenible a través de la innovación.

La mejor forma de alcanzar el futuro que queremos es construirlo, y en Repsol ya hemos empezado a hacerlo.

Antonio Brufau. Presidente de Repsol