Las tarifas se incrementan en torno al 4%

La banca eleva las comisiones de tarjetas y cuentas en octubre

Tras varios meses de calma, bancos y cajas de ahorros han incrementado las tarifas que sus clientes pagan por sus tarjetas de débito y crédito, así como las que corresponden al mantenimiento de las cuentas corrientes y cuentas de ahorro, según los últimos datos publicados por el Banco de España.

Ya lo han advertido la mayoría de los primeros ejecutivos de las principales entidades financieras españolas durante las presentaciones de resultados trimestrales que han tenido lugar durante las últimas semanas: 2011 será un año complicado.

Los márgenes a la baja y los beneficios en caída libre. Así, las entidades financieras españolas han optado en octubre por incrementar las comisiones que sus clientes pagan por algunos de sus servicios o productos financieros. Los incrementos más llamativos se han producido en el área de tarjetas y en lo que respecta al mantenimiento de las cuentas de ahorro y cuentas corrientes.

El crédito pesa más

Respecto a los costes del mantenimiento de los plásticos, el aumento se ha producido tanto en los productos de débito como de créditos. Aunque la cuota anual de la tarjeta de débito es considerablemente menor, por el menor riesgo que esta tipología de pago entraña para la entidad financiera, ha pasado en un mes de los 16,84 euros a los 17,30 euros. En un año, el incremento ha sido del 3,8%

El mantenimiento de las tarjetas del crédito se ha elevado hasta los 34,39 euros, tras cinco meses sin movimientos (33,48 euros), esta cantidad supone una subida del 3,3% respecto al mismo mes de 2009.

En cuanto a la disposición de efectivo en los cajeros, la modalidad de débito ha mantenido estables sus comisiones en el mes de octubre. Sin embargo, en el caso de la disposición de efectivo a crédito, ha aumentado en todos los casos de septiembre a octubre -en la propia de entidad, de 3,14 a 3,20 euros; en la propia red, de 3,30 a 3,44 euros; en otras redes, de 3,46 a 3,60 euros y en el extranjero, de 3,69 a 3,82 euros-.

Por otro lado, la tarifa por el mantenimiento de la cuenta corriente ha pasado, en un mes, de los 21,75 euros a los 21,89 -un 3,9% más en un año-. En el caso de las cuentas de ahorro el coste pasó de 21,11 euros en septiembre a 21,25 euros el mes siguiente -un 4% más si se compara con el mismo mes de 2009-.

Los clientes menos vinculados pagarán más

La reestructuración del sector financiero en España ha motivado una importante lucha por la captación de nuevos clientes. Muchas entidades se han metido de lleno en la guerra del pasivo con ofertas altamente atractivas de rentabilidades que incluso sorprenden en un contexto de dificultades económicas y financieras como el actual. Sin embargo tras una oferta interesante hay una estrategia. Las entidades establecen las mejores condiciones a los clientes cuyo grado de vinculación es mayor. De este modo, aquellos que pagan las comisiones más elevadas son "los clientes que llegan al calor de una oferta temporal", destacan fuentes del sector.