El Banco de España pide más transparencia

Los activos "potencialmente" problemáticos" de la banca suman 180.000 millones

El último Informe de Estabilidad Financiera del Banco de España disecciona cuáles son los activos "potencialmente problemáticos" que la banca española tiene en su balance. Entre unas y otras partidas suman más de 180.000 millones de euros vinculados al ladrillo. El regulador pide más transparencia en esta materia.

El regulador del sector bancario español hizo ayer público su último Informe de Estabilidad Financiera. En este documento, dedica un capítulo a las inversiones que han realizado los bancos y cajas en actividades relacionadas con el ladrillo. El Banco de España realiza una estimación precisa del volumen de activos problemáticos que tiene la industria financiera española en estas inversiones.

En concreto, el organismo que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez considera como activos inmobiliarios "potencialmente problemáticos" los contabilizados como créditos dudosos y subestándar (aquellos préstamos que, aunque se siguen pagando, presentan alguna debilidad que puede degenerar en impago), así como los inmuebles adjudicados y los créditos fallidos.

Estas cuatro categorías sumaban un total de 180.800 millones de euros a junio de 2010, lo que supone un crecimiento del 9% respecto a las cifras registradas a cierre de 2009.

El supervisor indica que "existen diferencias en la exposición de las entidades al sector de construcción y promoción inmobiliaria" pero advierte que es fundamental la transparencia en la información.

Mensaje para el sector

"En un momento de fuerte ajuste del sector inmobiliario, la ausencia de información puede generar una percepción sobre la situación de las entidades peor que la que responde a la situación en la que realmente se encuentran", asegura el supervisor.

"Por este motivo", continúa el informe, "sería conveniente que las entidades españolas destinaran mayores esfuerzos a informar a los participantes en los mercados sobre la situación de su inversión potencialmente problemática al sector de construcción y promoción inmobiliaria, sobre las coberturas constituidas y sobre sus decisiones estratégicas para abordar los problemas que pudieran existir".

Pese a la abultada cifra de activos "potencialmente problemáticos", la banca española ha dotado numerosas provisiones para hacer frente a las posibles pérdidas asociadas a las referidas inversiones. En total, un 26,6% del monto total está cubierto, según los datos facilitados por el informe del Banco de España, lo que suponen más de 48.000 millones de euros. Si, además de las coberturas específicas, se toman en cuenta las genéricas constituidas en los negocios en España, el ratio de cobertura ascendería al 33%.

Mejora la liquidez por las cámaras de compensación

El Banco de España también aborda en su Informe de Estabilidad Financiera el acceso del sector bancario español a las cámaras de contrapartida central (CC) para obtener liquidez. Estas cámaras asumen el riesgo de contrapartida (de hecho, el comprador no sabe a quién va a comprar un título), lo que suprime el sesgo negativo que se ha extendido en las emisiones de firmas bancarias españolas.

"Desde julio de 2010, un mayor número de entidades españolas han obtenido financiación de las entidades no residentes, ya sea como miembros a través de intermediarios, mediante operaciones garantizadas por las principales CC de renta fija europea: la británica London Clearing House (LCH) y la alemana Eurex Repo", explica el supervisor en su informe. Otra de las ventajas de las cámaras es que mejoran la eficiencia del uso del capital y facilitan la obtención de financiación a corto plazo a un coste similar al que mancan las referencias interbancarias.