Acción judicial iniciada en 2004

Glaxo paga 541 millones en EE UU para evitar un juicio por productos defectuosos

La farmacéutica británica GlaxoSmithKline ha acordado pagar 750 millones de dólares en EE UU (unos 541 millones de euros) para zanjar una querella criminal y demandas civiles que la acusaban de haber vendido durante años y a sabiendas una veintena de productos sanitarios y fármacos ineficientes entre ellos pomadas para niños y antidepresivos.

La acción judicial se inició en 2004 por la ex directora de gestión de calidad de la empresa, Cheryl Eckard, quien se dirigió a la compañía en varias ocasiones para denunciar los procesos que se seguían en la fábrica que la farmacéutica en Puerto Rico. Eckard fue despedida.

Después de ser anunciado el acuerdo en Boston por parte del departamento de Justicia de EE UU y la fiscalía de Massachusetts, GlaxoSmithKline hizo público un comunicado en el que lamentaba la mala gestión de las operaciones de las instalaciones de Puerto Rico. La planta afectada fue cerrada en 2009.

Eckard tiene derecho a un porcentaje de este acuerdo judicial por haber denunciado la práctica. Dado lo abultado de la cantidad, se estima que recia unos 96 millones de dólares solo por parte del Gobierno federal. Los estados también le deben un porcentaje.