Tras la sentencia al ex operador

Société Générale no reclamará los 4.900 millones de euros a Kerviel

El banco francés Société Générale no reclamará los 4.900 millones de euros de daños y perjuicios que la Justicia sentenció a pagar a su ex operador de mercados Jérôme Kerviel por las pérdidas multimillonarias que ocasionó a la entidad a principios de 2008.

Así lo anunció hoy en la emisora France Info la directora de comunicación del grupo, Caroline Guillaumin, quien declaró que "no se trata de reclamar ahora tal cantidad a un sólo hombre".

"Somos un banco responsable y que no quiere endeudar a un hombre durante tantos años", agregó la portavoz del banco sobre Kerviel quien, además de pasar tres años en prisión, necesitaría más de 177.000 años para devolver el dinero que hizo perder a la entidad.

El ex corredor de Bolsa, de 33 años, fue condenado ayer a cinco años de prisión -de los que tres son de cumplimiento obligatorio- y a pagar 4.900 millones de euros a Société Générale por el agujero multimillonario que le ocasionó al banco para el que trabajaba hasta 2008 por adoptar una serie de inversiones ficticias que se convirtieron en el mayor fraude bursátil de la historia de Francia.

Desde el banco se dan por satisfechos con la sentencia, que el condenado apelará, porque "reconoce la culpabilidad de Kerviel" y "sobre todo el perjuicio financiera y moral que los empleados y el banco sufrieron".

Para nosotros es una sentencia "simbólica e importante", agregó Guillaumin, quien abogó por una desenlace que beneficie los intereses de los accionistas y de los empleados, "teniendo en cuenta la situación de Jérôme Kerviel", por lo que la entidad de crédito está "abierta a todas las soluciones".

De esta forma, Société Général recogió el guante que dejó caer el portavoz del Gobierno, Luc Chatel, quien pidió "un gesto" al banco para negociar con Kerviel una reducción de la sanción infringida en lugar de reclamarle los cerca de 5.000 millones que le autorizó el Tribunal Correccional de París.