Según el II Barómetro de Wolters Kluwer

El 48% de los ciudadanos cree que la Justicia funciona mal o muy mal en España

Según el II Barómetro de la Justicia de la Fundación Wolters Kluwer, realizado junto a Metroscopia, el 48% de los españoles considera que la Administración de Justicia funciona "mal o muy mal" y sólo un 10% considera que la Justicia funciona bien. Además, el 30 por ciento considera que "funciona peor que hace dos o tres años".

Según este barómetro, "la valoración de la Justicia por los ciudadanos está en uno de los momentos más bajos de los últimos veinte años". "Actualmente, la Administración de Justicia tiene una valoración similar a la del Gobierno de España, ya que obtienen un 4,2 y un 4,1 respectivamente, en una escala de 0 al 10", ha recalcado la Fundación Wolters Kluwer.

Otro de los factores que recogen las encuestas es que seis de cada diez ciudadanos considera que la Justicia está anticuada; siete de cada diez consideran que es muy lenta y que las sentencias no se ejecutan con eficacia, y un 49 por ciento de la ciudadanía no cree que los tribunales sean imparciales en su actuación.

"Es obvio que la ciudadanía está percibiendo una imagen muy distorsionada del quehacer diario de nuestros Jueces y Tribunales, los procesos de reformas organizativas pasan inadvertidos ante la polémica mediática que se produce alrededor de unos pocos casos", ha asegurado la presidenta de la Fundación, Rosalina Díaz.

Los jueces no son independientes

En cuanto a los jueces, el 54 por ciento de los españoles creen que, a la hora de enjuiciar un caso y dictar sentencia, "los jueces no suelen actuar con total independencia". Aún así, en el caso de ser acusado en un juicio criminal, "el 52 por ciento de los españoles prefiere ser juzgado por un juez antes que por un jurado compuesto por personas elegidas por sorteo. De hecho, el 60 por ciento considera que los jueces están bien preparados y son competentes".

En general, la puntuación media para los jueces es de 5,2, frente al 7,1 que reciben la policía y los guardias civiles o el 5,6 de los fiscales.

Por otra parte, según el estudio, los ciudadanos creen que los tribunales actúan dejándose influenciar por los intereses del Gobierno (el 60 por ciento), las presiones de grupos económicos o sociales (59 por ciento) y los medios de comunicación (52 por ciento). Además, el 65por ciento considera que los jueces tienden, en su forma de actuar, a favorecer o perjudicar a los miembros de alguno de los principales partidos políticos.