Con una deuda de 1.460 millones

Blockbuster se declara en suspensión de pagos en EE UU

Blockbuster, la mayor compañía de alquiler de películas del mundo está desde hace unas horas en suspensión de pagos . El procedimiento sólo afecta a la empresa en EE UU. Con unos activos valorados en 1.020 millones de dólares frente a una deuda de 1.460 millones, Blockbuster ha sucumbido en este mercado ante rivales más imaginativos como Netflix (alquiler por correo y online) y la emergencia de nuevas formas de emisión de contenidos a través de Internet a nuevos aparatos como Tablets y teléfonos móviles.

Los esfuerzos por cerrar acuerdos con otros socios durante el verano para evitar este procedimiento no pudieron materializarse.

La empresa ha alcanzado un acuerdo con un grupo de bonistas, a los que ofrecerá acciones comunes, con lo que puede asegurar una reorganización tras su salida de este procedimiento de protección a los acreedores. Para ello, se ha asegurado, además, una línea de crédito de 125 millones de dólares para financiar sus operaciones.

Desde Blockbuster se quiso insistir en que las operaciones siguen su curso normal tanto en EE UU como fuera con la excepción de Argentina donde no se va a proveer más financiación. La empresa, presidida por Jim Keyes anticipó en la documentación presentada ante el juez de Nueva York, que tras emerger de la suspensión de pagos esta línea de crédito será la única deuda de su balance.

Los mayores acreedores de Blockbuster, una empresa en la que el inversor Carl Icahn entró para intentar darle la vuelta, son Twentieth Century Fox Home Enterteinment, Warner Home Video y Sony Pictures.

Keyes ya ha dicho que Blockbuster podría eliminar 1.000 de sus 3.000 tiendas en EE UU pero es posible que esta cifra aumente.