Mercados

La Bolsa pierde el rumbo

El mercado deja de creer en la recuperación y hace perder al Ibex un 3,5% en la semana

Si la semana pasada el Ibex terminó mirando a unos 11.000 puntos que se resistían, esta vez el índice contempla la cercanía de los 10.000, a medida que se profundiza el sentimiento negativo del mercado. Dos factores dominan: la escasez de volumen al ser verano y el escepticismo sobre la economía. El Ibex interrumpió una racha de tres semanas consecutivas positivas y terminó perdiendo un 3,52% en el conjunto de las cinco sesiones, la peor semana desde junio. El índice cerró en 10.275,8 puntos.

Alemania publicó el viernes los mejores datos del PIB desde la caída del Muro de Berlín, con un crecimiento en tasa interanual del 4,1% y del 2,2% entre el primer y el segundo trimestre. Esas cifras no sirvieron para animar a la Bolsa, pero sí repercutieron en la deuda. La prima de riesgo exigida a los bonos españoles sobre los alemanes subió en el tramo con vencimiento a 10 años y alcanzó los 188,3 puntos básicos, frente a los 150 que registraba el lunes pasado.

Subasta en Italia

La prima de riesgo entre España y Alemania supera los 188 puntos

Alemania está absorbiendo el interés de los inversores que quieren apostar por renta fija soberana y las consecuencias se notan en toda Europa. Italia, vivió el mismo viernes las consecuencias, cuando vio cómo la demanda para sus bonos con vencimiento en 2015 y 2025 caía vertiginosamente respecto a la subasta anterior, llegando a duras penas a cubrir la oferta. La presión de la deuda será un tema a seguir la semana que viene. Está previsto que el próximo martes, el Tesoro haga una subasta de letras de 12 y 18 meses, mientras que la de obligaciones prevista para el jueves 19 tendrá lugar en septiembre.

El resultado de toda esta dinámica es que sólo Ebro (1,25%) e Inditex (0,82%) han cerrado la semana en positivo. En cambio, las pérdidas han cundido en el resto del Ibex. Destacan Gamesa (-12,12%), muy castigada a lo largo del año; FCC (-8,69%), Bankinter (-8,6%), Sabadell (-8,54%) y Sacyr (-7,97%), que es uno de los valores que más ha sufrido el embate de la crisis económica.

Es importante destacar que las cifras netas del mercado continuo (excluidos bloques y operaciones especiales) se quedaron por debajo de los 2.000 millones de euros todos los días salvo el miércoles (2.182 millones), que fue precisamente el día que más cayó la Bolsa (un 3,21%). Estas cifras implican que las grandes manos del mercado, la firmas internacionales de inversión, tienen más facilidad para mover el mercado en la dirección que deseen.

El pistoletazo de salida para que el pesimismo macroeconómico haya vuelto a ponerse en juego fue la reunión que la Reserva Federal, el banco central de Estados Unidos, mantuvo el pasado martes y en la que no sólo anunció que los tipos de interés se mantendrían entre el 0% y el 0,25% durante un "periodo de tiempo muy extenso", sino que además hizo público un programa de compra de deuda pública de largo plazo, con el objetivo de mantener la liquidez en el sistema financiero. La institución que preside Ben Bernanke confirmó que el crecimiento económico se debilitará en los próximos meses, que el crédito y la actividad siguen restringidos y que el empleo da pocos visos de mejorar. Este sentimiento negativo se vio apuntalado el viernes por unos datos de ventas minoristas peores de lo previsto. El índice de confianza de los consumidores de la Universidad de Michigan repuntó de 67,8 a 69,6 puntos, pero está lejos de los 76 puntos a los que se situaba en junio. Las caídas sufridas a lo largo de la semana han llevado a Wall a situarse en negativo en el cómputo anual. En el conjunto de la semana, el Dow Jones perdió el 3,29%; el S&P 500, el 3,78% y el Nasdaq, el 5,02%.

Recuperación asistida

La idea que subyace en el fondo es que la recuperación americana ha sido artificialmente conseguida por las medidas de estímulo impulsadas por la Fed, pero que no ha echado las suficientes raíces como para funcionar por sí sola. Esto perjudica mucho a Europa, porque EE UU es la primera economía del mundo y la mayor consumidora y la recuperación europea está basada precisamente en el sector exportador.

En consecuencia, las caídas se extendieron en las principales Bolsas europeas. Así, el Euro Stoxx saldó la semana con un descenso del 2,54%; el Footsie retrocedió un 1,07%; el Cac perdió un 2,83% y el Dax cedió un 2,38%.

Las cifras

14% es la caída acumulada por el Ibex en lo que va de año, que es la más abultada entre los grandes índices bursátiles.

1,287 Tipo de cambio de euro frente al dólar. La moneda ha perdido un 3,7% en cinco días a la baja.

2,39% es el rendimiento del bono alemán a 10 años, que está en mínimo histórico.

Pulso del mercado

Tensión en todos los activos

-El Ibex 35: el índice se aleja del objetivo de los 11.000 puntos y acumula una caída en el año del 13,94%, el peor de largo de Europa.

-El euro: las tensiones en EE UU no han servido para fortalecer al euro. Al contrario, la moneda comunitaria ha registrado cinco días consecutivos de pérdidas, con un descenso acumulado del 3,7%, que ha puesto el cambio en 1,2875 dólares.

-La deuda: Alemania es la gran beneficiada de todo el miedo que rodea a Europa. El rendimiento del bono, que avanza en sentido inverso al precio, registra mínimos históricos en el bund alemán, que el viernes se situó en el 2,393% en el plazo a 10 años, el más significativo. España paga un 77% más que Alemania por colocar la deuda.

-El oro y el petróleo: la cotización del barril de crudo ha caído en picado y ha pasado de 80 a 75 dólares. La onza de oro, un valor refugio clásico, ha mejorado un 4% para situarse en 1.214 dólares.