Mercados

La línea roja que el Ibex ha de respetar son los 9.800

Los analistas creen que atacará los 11.000 puntos si no pierde el soporte

La incertidumbre de si la economía será capaz de crecer, el miedo de la gente, está pesando más en las cotizaciones que los buenos resultados que han ido dando las compañías o los buenos datos macroeconómicos de la Unión Europea", ejemplifica Nuria Álvarez, analista de Renta 4. Como ella, la mayoría de expertos en el mercado bursátil asume con normalidad que el Ibex se sume a los descensos que han experimentado el resto de índices de referencia tras el anuncio de la Reserva Federal (Fed) de que la salida de la crisis será más lenta de los esperado.

"Venimos de un entorno muy optimista que propició una subida absolutamente extraordinaria en julio", expone Alberto Roldán de Inverseguros. El Ibex experimentó durante el mes pasado una de las subidas más fuertes de los últimos años (+13,35%), recuerda, y los inversores han aprovechado la nueva coyuntura para recoger beneficios. "En la horquilla en la que nos situamos encontramos más compradores en torno a los 10.000 puntos y más vendedores en el entorno de los 11.000. Nos moveremos en este rango durante un tiempo", avanza.

Desde Renta 4 barajaban un margen de movimiento para el Ibex entre los 11.500 y los 10.400 puntos, un mínimo que ha sido perforado hasta caer a 10.275 el viernes tras arrastrar cuatro sesiones de caídas detonadas por los anuncios de la Fed. "El siguiente soporte está en el nivel psicológico de los 10.000 puntos, al que nos acercaremos durante las dos próximas semanas", sostiene Álvarez.

El problema está en la duda sobre la fuerza de la recuperación

Pese a que los expertos consideran "coherente" la corrección y confían en que la Bolsa española tienda a recuperarse en el corto o medio plazo, el análisis técnico revela un punto de no retorno que hace encender las alarmas. "Los 9.800 puntos son el límite al que se puede caer para luego rebotar. Si se baja de ahí, la situación será delicada", predice David Galán, de Bolsa General. Por el contrario, pasar del actual movimiento lateral a consolidar una tendencia alcista estaría en rebasar los 11.500 puntos.

Ignacio Cantos, director de renta variable de Atlas Capital, deja abierta la posibilidad de que se pierdan incluso los 9800 puntos, sin que se vea afectada la posibilidad de volver a subir: "El entorno de los 9.500 también es importante. Aunque la última palabra de lo que ocurra en el Viejo Continente la tiene Wall Street. Sería una señal muy negativa que el S&P 500 perdiera los 1.040 puntos", advierte.

Incógnitas económicas

âscar Germade, de Cortal Consors, señala con el dedo los datos que irán publicándose en los próximos meses: "Serán los que determinen el rumbo de las Bolsas y, de momento, todo apunta a que no serán tan buenos como se esperaba en un principio, al menos en EE UU". Así, una buena parte de los analistas consultados apuntan que superar los 11.500 puntos exigirá cambios en el entorno macroeconómico. "Deberán producirse buenas noticias en la perspectiva de crecimiento que devuelvan la confianza a los inversores", ilustra Nicolás López, de MG Valores. Por el momento, las dudas han llevado a muchos a rebajar sus apuestas en la renta variable para asegurarse pociones en deuda pública.

Otro de los factores determinantes para el movimiento en los parqués es la coyuntura temporal. "En agosto, muchos de los operadores están de vacaciones. Hay poca liquidez en los mercados y los cambios se amplifican. Los movimientos de unos pocos hacen variar mucho el índice", agrega el analista del Inverseguros. Y es que el volumen de negociación diario del mes en la Bolsa española se sitúa de media en 2.922,8 millones, frente a los 4.468,6 millones del pasado julio.

Argumentos a favor de que las bolsas suban

TIPOS DE INTERæpermil;S. Con el precio del dinero entre el 0% y el 0,25% en EE UU y en Europa al 1%, el mercado no prevé que la Fed ni el BCE eleven los tipos de interés hasta el tercer trimestre de 2011. La Bolsa se convierte en una de las pocas alternativas rentables de cara al largo plazo.

VALORACIONES. Desde el punto de vista del análisis fundamental, la renta variable está barata. El PER 2010 del Ibex se sitúa en 10,5 veces, frente a las 26 que alcanzó en 2001, según Factset. Su rentabilidad por dividendo alcanza el 5,4%, por encima incluso del rendimiento del bono español a 10 años, en el 4,244%.

SOBREVENTA. En las últimas cuatro sesiones, el Ibex ha descendido un 4,96% y el Euro Stoxx 50, un 4,19%. Ignacio Cantos, de Atlas Capital, asegura que, debido a estos intensos descensos, está llegándose a un nivel de sobreventa que puede propiciar una reacción alcista en las Bolsas.

Factores que abogan por una corrección

INCERTIDUMBRE. Es el gran problema de las últimas semanas. Los datos económicos son contradictorios: el formidable crecimiento de Alemania en el segundo trimestre choca con los débiles datos de empleo en EE UU. Desde Link, no creen que ¢los mercados puedan subir con consistencia¢.

VOLATILIDAD. El bajo volumen de negociación en Bolsa, propio del mes de agosto, provoca grandes oscilaciones. Así, el indicador VDax, que mide la volatilidad del índice alemán de referencia, cerró el viernes en 25 puntos porcentuales. Se ha disparado más de un 28% en las últimas seis jornadas.

DEUDA Pæscaron;BLICA. La crisis que estalló a mediados de mayo ha resurgido. La publicación de los tests de estrés de las entidades financieras de la Unión Europea la aplacaron, pero los renovados miedos han llevado los rendimientos de los bonos alemanes y franceses a mínimos históricos.

El tercer ataque a la resistencia

El selectivo español ha fracasado en su tercer intento por atacar la directriz bajista que ha desplegado desde los máximos históricos de noviembre de 2007 (véase gráfico). Los analistas técnicos advierten que es una nueva señal de debilidad. La superación de la resistencia de los 11.000 puntos será la primera señal de que el Ibex puede hacer frente a la tendencia bajista de largo plazo.