Durante unos días

Una tormenta obliga a BP a parar el sellado del pozo de petróleo

Los trabajos de BP para el sellado definitivo del pozo de petróleo se retrasarán "dos o tres días" por la amenaza de una tormenta en la zona, según dijo ayer el responsable gubernamental de los trabajos en la zona, el Almirante retirado Thad Allen.

La compañía ha colocado un tapón provisional en el pozo y se mantendrá en la zona durante esos días. Según las previsiones del Centro Nacional de Huracanes de EE UU, las lluvias en la zona sureste del Golfo de México tienen un 60% de probabilidades de convertirse en una tormenta tropical o un ciclón en 48 horas. La tormenta tropical Bonnie ya retrasó los trabajos de BP en esta zona el mes pasado.

Esta noticia retrasa las previsiones de la petrolera, que tenía intención de llegar a la boca del pozo y sellarlo definitivamente a finales de esta semana. La petrolera informó el lunes que el cierre del pozo con lodos y cementos estaba teniendo éxito y que, desde que comenzó a taponar de este modo el pasado 15 de julio, no se había vuelto a derramar más crudo al mar.

Hasta el día de ayer, había 38.000 personas trabajando en las labores de limpieza junto con 5.050 naves y una docena de aviones. Hasta la fecha, se han recuperado un total de 826.000 barriles de crudo líquido y se han controlado 411 incendios, según los datos de la empresa.

La compañía ya ha dedicado más de 4.500 millones a sufragar los costes de la respuesta al vertido de petróleo. Ese dinero, según BP, incluye las operaciones para frenar la fuga, la contención de la marea negra y los subsidios y compensaciones a los Estados y personas afectadas.