Calificación de riesgo

Fitch advierte de los problemas de financiación de los bancos irlandeses

La agencia de calificación de riesgo Fitch advirtió hoy de que el principal problema de la banca irlandesa es la financiación, aunque consideró que las instituciones financieras de este país están en condiciones de hacer frente a este desafío.

En su informe semestral sobre las perspectivas de la banca irlandesa, Fitch Ratings indica que la financiación sigue siendo limitada en el sistema bancario, sobre todo desde el final en septiembre del programa estatal de garantía de la deuda no híbrida.

"Esto ha creado algo de incertidumbre sobre la capacidad de respuesta de los bancos", manifestó en una teleconferencia Matthew Taylor, director de Instituciones Financieras de Fitch Ratings, quien destacó también que el mayor coste futuro de la financiación tendrá un impacto en el nivel de ingresos de los bancos.

Fitch considera que los bancos irlandeses probablemente seguirán necesitando la ayuda estatal para mantener el nivel de financiación, por lo que espera que el plan de garantía que no incluye a la deuda no híbrida sea renovado por la Comisión Europea antes de diciembre.

La agencia destacó que un entorno nacional e internacional más estricto en el terreno de la regulación bancaria forzará a los bancos de este país a reestructurar sus esquemas de negocio.

Los bancos objetos del estudio, al término de un periodo de tres años (2007-10) en el que la economía irlandesa ha retrocedido en términos nominales un 11%, fueron el Allied Irish Bank (AIB), Anglo, Bank of Ireland (BoI), EBS Building Society, Irish Nationwide Building Society y Irish Life & Permanent.

La agencia espera que los bancos irlandeses estén más sólidamente capitalizados para finales de 2010, garantizando una protección adecuada contra pérdidas previstas e imprevistas y mejorando la percepción de los inversores hacia las instituciones.

Fitch destaca "la oportuna, eficaz y transparente" respuesta del Gobierno irlandés a la crisis, mediante un estricto plan de reducción fiscal a medio plazo, pero pronosticó que el déficit se situará en el 11,6% en 2010 y en un nivel similar en 2011.

En cuanto a la deuda estatal, que en 2008 se situaba entre el 40 y el 50%, Fitch espera que alcance el 115% del PIB en 2011, incluyendo la deuda emitida para comprar activos bancarios.

El mes pasado, los dos bancos irlandeses examinados por el Comité de Supervisores Bancarios Europeos (CEBS), el Allied Irish Banks (AIB) y el Bank of Ireland (BoI), aprobaron los mínimos exigidos para hacer frente a una situación de crisis extrema de la economía.

El AIB, primera entidad financiera de este país, tiene un ratio de solvencia del 6,5 por ciento, medio punto por encima del mínimo exigido, mientras que el BoI tiene un Tier 1 del 7,1 por ciento en una hipotética situación muy adversa de la economía.

Los resultados para ambos bancos entraban dentro de las previsiones, después de que ya superase varios test aplicados por el Regulador Financiero de este país a principios de este año.