Caída de ventas del 12,3% al semestre

La venta de música desafina por la piratería y la descarga ilegal

La industria encadena nueve años de descenso de ventas en España

La venta de música desafina por la piratería y la descarga ilegal
La venta de música desafina por la piratería y la descarga ilegal

La industria española de la música no levanta cabeza. Los últimos datos dados a conocer ayer por los Productores de Música de España (Promusicae) hablan de una caída en las ventas de música del 12,3% en el primer semestre de este año, frente a la cifra registrada en el mismo periodo del ejercicio anterior. En total, las ventas ascendieron a los 76,9 millones de euros.

De esta forma, el sector encadena nueve años de caídas consecutivas, ya que Promusicae vislumbra que 2010 cierre con números rojos en el balance. Los productores remarcan que esta cifra alcanzada en estos seis primeros meses constituye un mínimo histórico, "pese al ligero repunte de ventas que tradicionalmente se produce a finales de junio con la celebración del Día Europeo de la Música".

La piratería vuelve a ser el principal caballo de batalla. Antonio Guisasola, presidente de Promusicae, afirma: "No hemos sido capaces de frenar la venta de música por canales alternativos". Y critica el que no se hayan tomado medidas legislativas y educativas, entre otras, para frenar la sangría.

Esta caída pronunciada del negocio de la música en España tiene varias consecuencias, a juicio de Guisasola. Por un lado, el presidente de Promusicae recuerda que se han perdido 50.000 puestos de trabajo en los últimos cinco años.

Por otro, resalta que estos datos pueden ser un mazazo mortal para la música que se hace en España. "Por ejemplo, para Madonna u otros artistas internacionales la pérdida de la venta de sus álbumes en nuestro país no es significativo porque tienen otros mercados para compensar; pero, en cambio, para El Canto del Loco, Amaral o Joaquín Sabina es crucial lo que venden en el mercado doméstico para su subsistencia".

Por último, Guisasola recuerda el mal momento que están experimentando las compañías discográficas autóctonas. En este sentido, el mercado español ha hecho siempre gala de las compañías discográficas independientes, que han apostado por artistas nuevos y fuera de la órbita de las multinacionales. "Ahora estas discográficas lo están pasando fatal. No pueden recuperar la inversión", remarca.

Los 76,9 millones de euros vendidos hasta junio se desglosan así: 57,1 millones corresponden al mercado físico y los 19,8 millones restantes provienen de las ventas digitales (en portales online o a través de la telefonía móvil). De estos datos se deduce que el mercado digital sigue creciendo y representa ya el 25,8% de la música vendida en España.

La caída de las ventas en CD y otros soportes físicos ha sido de un 21% en España frente al mismo periodo de 2009, mientras que las descargas digitales legales han crecido, por su parte, un 29.5%. Para Promusicae este ascenso de los nuevos modelos de negocio no es suficiente para compensar la bajada de los formatos físicos.

A la espera de la Ley de Economía Sostenible

El sector tiene ciertas esperanzas, aunque no muchas, en la Ley de Economía Sostenible que actualmente está en tramitación parlamentaria. Guisasola critica el hecho de la que la ley esté sufriendo un parón en su debate y se muestra escéptico sobre la posibilidad de que se apruebe antes de final de este año.

De todas formas, para Guisasola, la ley no es la panacea. "Es un primer paso, pero sólo cubre una parte de los problemas". Cancelar las webs ilegales de descarga de música y la regulación del P2P, es decir, del intercambio de ficheros entre usuarios, es básico.

Promusicae indica que en 2008 los españoles se gastaron en la primera mitad de ese ejercicio 126,5 millones de euros en música grabada, mientras que a principios de la década esta cifra era de 250 millones. "Ahora, la crisis económica y la impunidad ante el intercambio ilegal de archivos digitales ha propiciado el hundimiento del sector". Para Guisasola, mientras no cambie el marco jurídico y se dé el mensaje a la sociedad de que lo se está haciendo es ilegal "no cambiará la tendencia".

Asimismo, afirma que las cifras de este año suponen un mensaje para los poderes públicos consistente en que, cuando debatan la ley, "sepan de qué están hablando, es decir, del destrozo del talento y la creación musical española".

Guisasola expone que se está acabando el tiempo para la industria. "Recuperar después el terreno perdido será muy difícil", dice. También alerta sobre la posibilidad de que España quede colonizada por la música anglosajona. "Al desaparecer la industria discográfica española que apuesta por los valores locales, éstos desaparecerán y sólo quedará la música de las multinacionales, que tienen más capacidad de resistencia". Igualmente, Guisasola habla de que las perspectivas son muy negativas. "Se está destruyendo la industria española y con ella los nuevos talentos y la creatividad, algo que no cubren las multinacionales".

Lady Gaga, The Black Eyed Peas, Fito y Los Fitipaldis, Shakira, Estopa, Alejandro Sanz o David Guetta son algunos de los artistas que más venden este año.

Las cifras

76,9 millones de euros ha supuesto la venta de música en España en el primer semestre.

29,5% es el porcentaje que ha crecido, hasta junio, la venta por descargas digitales legales.

21% es la caída que ha experimentado en este periodo la venta de CD y otros soportes físicos.