Aprobada por el Congreso

EE UU abre el proceso de una nueva reforma financiera

El presidente de EE UU, Barack Obama, promulgará con su firma la ley de reforma de la regulación financiera en los próximos días, después de que ésta saliera aprobada por el Congreso el jueves. Pero la ley, el cambio más ambicioso en el sector desde la Gran Depresión, no es el fin del nuevo marco regulador sino el principio, ya que una vez que se promulgue, los supervisores tienen el encargo de aprobar unas 533 reglas y realizar más de media centena de estudios que completarán la ley.

Se calcula que el proceso no estará finalizado antes de dos años y en este tiempo, además, han de acoplarse las normas que lleguen de Basilea relativas a la capitalización de la banca. De esta reglamentación depende en buena medida una de las novedades de la ley, que es la regulación del mercado de derivados y la obligación de que los bancos separen de su estructura los negocios con algunos de estos productos.

Los analistas además coinciden en destacar que el papel de una de las nuevas instituciones creadas, la agencia de protección al consumidor, va a depender del sello que le imprima su primer responsable. Varios nombres se perfilan para este cargo, Elizabeth Warren, la profesora de Harvard a la que se atribuye la idea de este organismo y Michael Barr, alto cargo del departamento del Tesoro y defensor de esta agencia durante las negociaciones.