"Porque defendió los intereses nacionales"

Sócrates dice que no se "avergüenza" de haber vetado la venta de Vivo

El primer ministro de Portugal, José Sócrates, defendió hoy su veto a la venta a Telefónica de la participación de Portugal Telecom (PT) en Vivo y dijo que el Estado luso "no se avergüenza de defender el interés general".

El primer ministro de Portugal, José Sócrates
El primer ministro de Portugal, José Sócrates

"El Estado portugués votó en contra porque defendió los intereses nacionales", declaró Sócrates durante un seminario organizado por los parlamentarios del gobernante Partido Socialista (PS).

El Estado portugués impidió el pasado 30 de junio la venta a la española Telefónica del 30% de la brasileña Vivo en poder de PT, por 7.150 millones de euros.

El veto se produjo después de que la operación fuera aprobada holgadamente por la asamblea general de accionistas de la empresa lusa, mediante el uso de sus títulos en PT con derechos especiales (acción de oro), una intervención que Bruselas consideró incompatible con la legislación europea.

TELEFÓNICA 6,87 1,22%

Pero el Jefe de Gobierno luso y secretario general del PS señaló hoy que estos derechos nacieron en el momento de la privatización de la empresa por "acuerdo de todos los accionistas y cumpliendo la ley general de las compañías privadas en Portugal".

Sócrates argumentó que en "áreas esenciales", como las comunicaciones o las tecnologías de la información, el Estado portugués tiene la posibilidad de "defender el interés general y no sólo el de los particulares".

El primer ministro también se refirió implícitamente al principal partido de la oposición, el centro derechista Social demócrata (PSD), cuyo líder, Pedro Passos Coelho, se ha manifestado contrario al uso de la acción de oro.

"Una cosa que nunca haremos -subrayó Sócrates- es actuar como Pilatos lavándonos las manos y diciendo: sí, el negocio es malo pero se puede hacer; sí, la 'golden share' (acción de oro) existe, pero no se debe usar. Eso con nosotros nunca: sí o nada", aseguró.

El veto del Estado causó sorpresa en Portugal y no gustó entre los principales accionistas de PT y en la oposición conservadora aunque recibió el apoyo de la izquierda marxista parlamentaria.

Después de que fuese impedida la venta de Vivo, Telefónica anunció una prolongación de su oferta de 7.150 millones hasta el próximo 16 de julio para dar más tiempo a que su propuesta, que representa el 90% de la capitalización en bolsa de PT, sea finalmente aceptada.

La Unión Europea debe pronunciarse además el jueves sobre el uso de las acciones con privilegios especiales que aún tiene el Estado portugués.