El Congreso aprobó ayer sin cambios la polémica enmienda

Las cotizadas con blindaje disponen de un año a partir de ahora para eliminarlo

Hoy empieza a correr el plazo de un año establecido en la Ley de Auditoría para que las empresas cotizadas con cláusulas de blindaje supriman las limitaciones a los derechos de voto. El Congreso aprobó ayer la norma de forma definitiva y sin cambios, gracias al apoyo de CiU logrado por el Gobierno en la tramitación inicial del proyecto.

La enmienda elimina las limitaciones de voto existentes en grandes compañías cotizadas como Iberdrola, Repsol o Telefónica. El Gobierno consiguió en el Congreso el respaldo de CiU después de haber aceptado la introducción de una moratoria de un año para la entrada en vigor de este precepto, circunstancia que hará que la enmienda no tenga efecto sobre las sociedades cotizadas con este tipo de blindajes hasta junio del año que viene. Las no cotizadas quedan fuera del alcance de la ley.

Como el Senado no tocó durante el debate de esta norma la polémica enmienda, el Congreso ni siquiera entró ayer a debatirla. No obstante, el PNV e IU recordaron su firme oposición a la supresión de los blindajes. El portavoz económico del primer grupo, Pedro Azpiazu, acusó al Gobierno de haber puesto en riesgo "gratuitamente" a muchas empresas "que pueden perder el control y la defensa de los accionistas minoritarios" a iniciativa de otros empresarios "cuyo objeto no sea precisamente el progreso de la empresa en cuestión". Azpiazu argumentó que Europa no exige esta medida e interpretó que "la presión de algunos intereses muy potentes, desgraciadamente ha triunfado".

La enmienda modifica el apartado dos del artículo 105 de la Ley de Sociedades Anónimas, de manera que dentro de un año, como establece la moratoria, en ningún caso los estatutos podrán limitar el número máximo de votos que pueden emitir un mismo accionista o las sociedades pertenecientes a un mismo grupo, siendo nulas las cláusulas que establezcan dicha limitación.

El portavoz de IU, Gaspar Llamazares, señaló que la enmienda "parasita y degrada profundamente la ley de Auditoría" y el "parlamentarismo" sujetos, dijo, "a las leyes de excepción económica que parecen dictadas a los parlamentos por los mercados". De forma más directa, Llamazares, señaló: "Nosotros no nos sentimos en este caso marionetas de los mercados, nos sentimos muñecos de Florentino, y creemos que no es bueno para el parlamentarismo sujetarse a la posición de una determinada empresa. Rechazamos, pues, una enmienda que responde a unos intereses particulares". Ninguno de los dos obtuvo respuesta.

Afectados

Iberdrola, Repsol y Telefónica se encuentran entre las empresas del Ibex afectadas por la ley antiblindaje. No son los únicos. Dentro del sector financiero destacan Banco Sabadell y Banco Guipuzcoano, en pleno proceso de absorción del segundo por el primero.

Banco Guipuzcoano lo suprimirá el próximo día 25

Ambas entidades celebrarán un consejo extraordinario el próximo día 25 para dar el visto bueno a la absorción de Banco Guipuzcoano por Banco Sabadell. Uno de los puntos clave de esta reunión es que Guipuzcoano elimine su blindaje, ya que tienen limitado los derechos de voto al 10% y para que la fusión entre ambas prospere y Sabadell pueda lanzar una opa es necesario que suprima este obstáculo. Sabadell también incluye en sus estatutos este blindaje.

Los tres principales socios financieros de Guipuzcoano son las cajas vascas BBK y Kutxa, con el 14,7% y el 10% del capital, respectivamente. Groupama, por su parte, tiene otro 3%. Otros de los accionistas históricos son Joaquím Martínez, con el 10,56%; el ex consejero Alfredo Lafita, que cuenta con un 5%; y el entorno del ex presidente José María Aguirre y su hija, con un 5%.