Zapatero contra todos

Zapatero contra todos

¿Héroe o villano? El tiempo juzgará. Pero la soledad de los personajes singulares parece que será la única compañera de José Luis Rodríguez Zapatero durante su último paseo por Bruselas como presidente semestral de la Unión Europea

La cita es mañana, mucho antes de mediodía, porque la última cumbre del semestre español comienza a las 10 de la mañana en la sede del Consejo Europeo. Y al presidente del Gobierno le espera un recibimiento mucho más gélido que cuando se estrenó hace seis años desbloqueando el proyecto de Constitución europea paralizado por su predecesor José María Aznar.

La relación de España con la Comisión Europea y con algunos de los socios comunitarios, Alemania en particular, se ha deteriorado de manera significativa durante los últimos seis meses.

La Comisión ha ralentizado o boicoteado algunas de las iniciativas de la presidencia española, a pesar del apoyo de Madrid a la reelección de su presidente José Manuel Barroso. El duelo ha llegado a rozar la violencia dialéctica en el expediente sobre la orden europea de protección de mujeres maltratadas, impulsada por España y rechazada por la vicepresidenta de la CE y comisaria de Justicia, Viviane Reding.

Berlín, por su parte, ha intentado acorralar a España a base de presión sobre su deuda, para que adopte un plan de ajuste fiscal draconiano y reformas estructurales drásticas. Zapatero ofrecerá mañana a sus inquisidores una reforma del mercado laboral, un compromiso de reforma del sistema de pensiones, un recorte de gasto de 15.000 millones de euros y otro de 18.000 millones por concretar. A pesar de esos sacrificios, Zapatero corre el riesgo de tener que abandonar la reunión tan solo como habrá llegado.

Imagen: Cartel de High Noon (sólo ante el peligro), tomada de la web www.dvdtalk.com.


Comentarios

Muchos años después, frente al pelotón de periodistas, el Presidente Jose Luis Zapatero había de recordar aquella remota tarde en la que el Primer Ministro checo (y presidente de turno de la UE) dimitió.
Ciertamente cuando uno va en un sentido por la carretera y ve que todos los demás vienen en sentido contrario es evidente que su sentido circulatorio es el incorrecto. Esto que vale para la conducción y también para otras muchas circunstancias de la vida no necesariamente se cumple siempre y mucho menos en política. Sería el caso de esta Unión Europea de nuestras entretelas que, ante la profundidad de la crisis, echa de menos líderes políticos con coraje y osadía para relanzar ilusionadamente esta tarea común de futuro hacia una verdadera unión federal de Estados que hablen con una sola voz en el concierto internacional y que sean capaces de avnazar en los valores y derechos sociales de la ciudadanía. Con este tipo de líderes: Sarkozy que siempre se queda a medio camino de todo;, Merkel, una mujer que sería una eficiente funcionaria de un Ministerio de Hacienda y nada más; Berlusconi, inteligente y marrullero especialista en el regate corto y preocupado por sus intereses mediáticos; Cameron, un recién llegado intentando que no le salpique la mierda que escupe el agujero económico y mirando de reojo a USA para que le dirija sus pasos hacia el continente; Bélgica, en la sima de la secesión asfixiada por el nacionalismo excluyente flamenco; y así sucesivamente. En fin, con los mimbres de éstos y de los restantes líderes europeos ¿creemos que es malo que Zapatero pueda quedarse sólo? Pues la verdad es que él es el único que ha creido, con la ingenuidad política que le caracteriza, en la Unión, y que tenía, no sé si aún la conserva, una idea de lo que quería para Europa. Él iba en un sentido de profundización en la europa social, los demás iban en el sentido contrario y boicotearon sus planteamientos. Ésa es su soledad, la verdad es que lo único que podemos reprocharle es que le ha faltado coraje político y le ha sobrado debilidad.
Su desliz consciente de hoy en la sesión de control del Congreso sobre la aportación de su Gobierno a la credibilidad de este país, me sonó a un amago de dimisión inconsciente. Se quedó en angina de pecho pero me temo que su médico le prescribirá descanso. Ello no nos afectará demasiado pues el repuesto que espera la vez para entrar ya está viendo su programa cumplido por el que se va.
Normas
Entra en El País para participar